La Iglesia Católica hizo un llamado al diálogo al Gobierno y actores políticos por las paralizaciones en Ecuador

La Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE) emitió una carta este lunes 7 de octubre del 2019 en la que hizo un llamado al «diálogo sereno y respetuoso» al Gobierno y los actores políticos y sociales, para solucionar «las tensiones o conflictos que actualmente afronta nuestra sociedad ecuatoriana». Distintas movilizaciones a nivel nacional se registran en Ecuador, por la eliminación de los subsidios de las gasolinas extra, ecopaís, y el diésel. Los gremios de los transportistas iniciaron una paralización desde el 3 de octubre, que anunciaron terminó el viernes 4. No obstante, los representantes de otros gremios de conductores, junto a las comunidades indígenas han realizado manifestaciones para pedir la derogación del Decreto 883, sobre los combustibles.

Los manifestantes han cerrado vías, incendiado llantas y se han enfrentado a la fuerza pública. Este lunes, incluso se han registrado saqueos en empresas exportadoras de productos en Latacunga y Lasso. La Iglesia católica dijo que el «diálogo sereno y respetuoso permite seguir trabajando por la justicia y la solidaridad que nuestro pueblo espera de las autoridades gubernamentales y de todos los actores sociales y políticos». A continuación la carta de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana «Gobierno ecuatoriano Actores políticos y sociales Conciudadanos.- Dentro del marco constitucional y legal del Estado ecuatoriano y buscando el bien común, como Consejo de Presidencia de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, ratificamos nuestro firme compromiso de colaborar en la solución de las tensiones o conflictos que actualmente afronta nuestra sociedad ecuatoriana. En tal virtud, nos mantenemos abiertos a toda propuesta que las partes vieran conveniente y oportuna y en los términos más apropiados. Hacemos votos para que el diálogo sereno y respetuoso nos permita seguir trabajando por la justicia y la solidaridad que nuestro pueblo espera de las autoridades gubernamentales y de todos los actores sociales y políticos.

Fuente: Redacción El comercio.com

Obispos de Ecuador llaman al diálogo para superar crisis social

La Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE), hizo un llamado al diálogo para superar la crisis social desatada luego que el Gobierno anunció el martes varias medidas económicas, entre ellas el retiro del subsidio a los combustibles que regía desde hace 40 años.

El martes 1 de octubre el presidente Lenin Moreno anunció un reajuste económico que incluye, además de la anulación del subsidio a los combustibles, medidas como la contribución especial a las empresas con ingresos de más de diez millones de dólares al año para destinar lo recaudado a seguridad, educación y salud.

Además estableció una reducción de 20% a los salarios de contratos temporales del sector público y la reducción de la vacaciones de 30 a 15 días para los empleados públicos. Sin embargo, la medida que más causó polémica es la referida a los combustibles.

Según el ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, estas medidas responden al acuerdo de febrero con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que ha dado a Ecuador acceso a créditos por 4.209 millones de dólares en tres años, de los cuales 900 millones ya fueron entregados.

Según el FMI, las medidas económicas de Moreno –cuyo predecesor fue el expresidente Rafael Correa–, «tienen como objetivo mejorar la resiliencia y la sostenibilidad de la economía ecuatoriana».

Sin embargo, el reajuste económico fue respondido con violentas protestas, especialmente en la Quito y en Guayaquil, que fueron respondidas el jueves por el Gobierno con un estado de excepción que, entre otras cosas, moviliza a las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional para mantener el orden y evitar más violencia. Además, suspende en todo el país la libertad de asociación y reunión.

En su comunicado de este 4 de octubre, los obispos ecuatorianos se expresaron a favor de “la paz social” como “valor fundamental para considerar y hacer efectivos los derechos fundamentales, particularmente de los menos favorecidos, comenzando por el derecho a la vida en todas sus etapas y dimensiones”.

En ese sentido, recordaron que “la violencia, manifestada en cualquiera de sus formas, impide una visión objetiva de la realidad y pone en serio peligro la vigencia de los derechos que tanto debemos precautelar”.

“La promoción de la justicia social debe estar en el centro de todas las decisiones estatales y privadas, de tal forma que todo ecuatoriano cuente con las condiciones necesarias para vivir con dignidad. Las compensaciones sociales deben favorecer a los más pobres”, indicaron.

Afirmaron que “la justicia social demanda a los poderes estatales la recuperación de los bienes del pueblo, usurpados mediante sistemas fraudulentos, para invertirlos en educación, salud, seguridad, vivienda, entre otros”.

Así, ante la crisis social que estos días afecta Ecuador, los obispos señalaron que “el diálogo es el camino más adecuado y eficiente para que los ecuatorianos, especialmente los políticos, empresarios y representantes de los gremios y sindicatos, encontremos nuevos caminos que nos conduzcan hacia un país próspero desde una economía justa y solidaria”.

“El diálogo hace posible que las diferentes organizaciones asuman el compromiso de buscar el bien común más allá del propio, permaneciendo abiertos al encuentro responsable, libres de posiciones extremas”, indicaron.

“Como pastores de la Iglesia Católica, acompañamos al pueblo en sus apremiantes necesidades y oramos por un Ecuador pacífico, justo y equitativo, con pan y trabajo para todos”, culmina el comunicado.

Fuente: Aci prensa

Sínodo: Caminar juntos buscando respuestas a los desafíos

Sínodo: Caminar juntos buscando respuestas a los desafíos
Padres sinodales y auditores, a la escucha de los desafíos, y presentando las realidades de las regiones de procedencia. La hermana misionera Inés Zambrano, Mons. Pablo Modesto, obispo de Guasdualito, Venezuela, y Mons. José de Jesús Quintero Díaz, Vicario apostólico de Leticia, Colombia
Ciudad del Vaticano

Se han ya comenzado a abordar tantas problemáticas que afectan la ecología, en las congregaciones se ha abordado también el papel de la mujer en la evangelización y la acción de los jóvenes para sacudir conciencias en la protección del medio ambiente.

Caminar juntos, Iglesia, obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, y pueblos originarios. Como se dijo ayer, la presencia de la mujer en la selva de la amazónica “es muy grande”: hay pocos sacerdotes, mientras que las religiosas tienen una presencia constante.

La Hermana Inés Zambrano, superiora general de la Orden de las Hermanas Misioneras de María Inmaculada y de Santa Caterina de Siena, de Colombia, está participando en el sínodo como auditora. Sobre los trabajos de ayer en la tarde en el sínodo nos da sus impresiones, recordando las palabras del Papa, dar la vida por los pueblos amazónicos. Cada uno enfocó su realidad, sus inquietudes y propuestas.

Por su parte el padre sinodal, Mons. Pablo Modesto González, obispo de Guasdualito, Venezuela, quien en primer lugar habla de la realidad en su región. Una diócesis que tiene tres años de fundada, un pueblo que se considera abandonado. Le impresionó la claridad del Papa que los sitúa en la preocupación central de la lglesia, en este momento que es acercarse al pueblo escucharlo, y responder a su realidad, buscando caminos y respuestas a sus desafíos. Su mayor es ver cómo acompañar a su diócesis.

En cambio, Mons. José de Jesús Quintero Díaz, Vicario Apostólico de Leticia en Colombia, nos dio sus impresiones sobre este encuentro sinodal, y sobre todo, habló de su realidad, de la riqueza que representa su región, riqueza, humana y natural, donde se preserva la naturaleza, es la región más protegida de Colombia.

El Papa a Ursulinas: estructuras orientadas a la misión en salida

Este mediodía, la audiencia del Papa a las participantes en el Capítulo General de la Unión Romana de la Orden de Santa Úrsula. Testimonios coherentes, cuidado espiritual, elecciones misioneras valientes y conversión pastoral de las estructuras orientadas a la misión en salida, fueron las indicaciones del Pontífice.

María Cecilia Mutual – Ciudad del Vaticano

Ser capaces de una “elección misionera valiente, capaz de transformarlo todo”  para “convertirse en canales adecuados para la evangelización del mundo de hoy”: fue éste el deseo expresado por el Papa Francisco a las participantes en el Capítulo General de la Unión Romana de la Orden de Santa Úrsula, recibidas en audiencia este mediodía en el Vaticano.  A las 90 religiosas presentes en la Sala Clementina, Francisco les dirigió un discurso marcado por la importancia del ser misioneras de un mundo globalizado, partiendo del tema de su Capítulo General: “Comunidad global, vamos hacia una nueva vida”.

Nadie puede decir: “Esto no me concierne”

En  Papa inicia su discurso con la constatación de vivir en una época “cada vez más interconectada y habitada por pueblos que han pasado a formar parte de una comunidad global”.  Los desafíos que se deben enfrentar están cada vez más cerca y ya nadie puede decir «esto no me concierne», asegura Francisco:

La protección de los derechos humanos, la conquista de la libertad de pensamiento y de religión, la evangelización de los lejanos y de los cercanos -comenzando por uno mismo-, la justicia social, la protección del medio ambiente y la búsqueda común del desarrollo sostenible, el advenimiento de una economía humanista, de una política verdaderamente al servicio del hombre no son «problemas de los demás», sino que son nuestros problemas, son mis problemas; ya no conciernen sólo a un pueblo o a una nación, sino al mundo entero.

Amazonía y migración

En este contexto, el Papa pone como ejemplo el «incendio de la Amazonía” asegurando que  “no es sólo un problema en esa región”, sino que “es un problema global”. Y lo mismo afirma del “fenómeno de la migración”: “no afecta sólo a algunos Estados, sino a la comunidad internacional, y así sucesivamente”.

Nueva vida en el respeto de la diversidad

El Pontífice retoma la invitación esperanzadora expresada en la segunda parte del tema del Capítulo General de la Unión Romana de la Orden de Santa Úrsula “Hacer nueva vida” para explicar que “ir hacia una nueva vida” es posible abriendo las puertas a Cristo e imitándolo en la caridad, volviéndose cercano a todo hombre y mujer de cada lengua, pueblo y nación, con gran respeto por la diversidad del otro, tanto cultural como religiosa”. De ahí su llamado a las religiosas:

Así también ustedes, queridas hermanas, con el respeto a vuestra identidad personal y a la originalidad carismática que las caracteriza, están llamadas a «hacer nueva vida», a llevar un soplo de vida nueva hasta los confines de la tierra, sabiendo estar con responsabilidad en medio de los diferentes pueblos, naciones y culturas, para que el mensaje de fe, esperanza y caridad que traéis pueda atraer a las personas a Cristo.

En el contexto “internacional e intercultural” actual, el Santo Padre invita a las religiosas a buscar, en un clima de oración, los instrumentos adecuados para que al perseguir sus objetivos individuales y comunitarios no pierdan de vista el vasto horizonte de la humanidad por el que Jesús dio su vida”.

Canales adecuados para evangelizar en el mundo de hoy

Con este propósito Francisco expresa también su deseo:

Espero para toda la Unión Romana de la Orden de Santa Úrsula una opción misionera valiente, capaz de transformarlo todo, para que las costumbres, los estilos, los horarios, las lenguas y las estructuras de gobierno y de apostolado se conviertan en canales adecuados para la evangelización del mundo de hoy.

Para ello, explica a continuación el Papa, “es necesaria una conversión pastoral de las estructuras, para que estén cada vez más orientadas a la misión, ‘en salida’, porque si no es ‘en salida’ no es Iglesia, para favorecer la respuesta de todos aquellos a los que Jesús ofrece su amistad”.

Testimonios coherentes

Necesarios también hoy son los “testimonios coherentes”: “la Iglesia – afirma – tiene necesidad de hombres y mujeres que comenzando por la propio conversión personal sean capaces de ofrecer al prójimo escucha y comprensión, junto a la alegría del Evangelio. “Ustedes, queridas hermanas, están llamadas a dar este testimonio como hijas fieles de Santa Ángela Merici, encontrando una inspiración renovada en su carisma, para responder a la sed de este mundo, que en última instancia está sediento de Cristo y de su Misericordia”.

Seguir adelante con la tarea educativa

Recordando también la misión educativa llevada adelante por las religiosas de la Orden de Santa Úrsula, el Obispo de Roma las anima  “a continuar con entusiasmo su tarea educativa, especialmente en un momento en que los jóvenes están sobrecargados con una enorme cantidad de información y desorientados por la velocidad con la que se transmite”. Y en este marco señala la necesidad de “una propuesta educativa que nos enseñe a pensar críticamente, a discernir los pros y los contras de los medios que utilizamos, y que pueda mostrar a los jóvenes un camino de maduración en valores”.

El cuidado de la vida espiritual

Importante es también el “testimonio personal” y por ello Francisco invita a “cuidar atentamente la vida espiritual”. “Es el amor a las personas la fuerza que favorece el encuentro con Dios y la vida espiritual misma” – afirma.

Cuando vivimos el espíritu del encuentro, cuando nos acercamos a los demás con la intención de buscar su bien, ampliamos nuestra interioridad para recibir los más bellos dones del Señor. Cada vez que nos encontramos con un hermano y una hermana enamorados, la fe se ilumina más para reconocer a Dios. Por eso, si quieren crecer en la vida espiritual, no pueden dejar de ser misioneras.

El Papa: nunca dejen que el pasado determine sus vidas

Así el Santo Padre se dirigió a los chicos y jóvenes del Centro Social “Padre David de Olveira Martins» de Braga, Portugal, una Institución de Solidaridad Social que nació a principios de los años cincuenta, proporcionando protección y refugio a huérfanos, niños pobres y abandonados y ayudando a los ancianos en sus últimos años de vida.

Griselda Mutual – Ciudad del Vaticano

Una agenda llena la del Papa Francisco en el sábado 28 de setiembre en el Vaticano. Entre las citas del día, el encuentro con los chicos y jóvenes del Centro Social «Padre David de Oliveira Martins» de Braga, Portugal.

La revolución de la ternura, un regalo de Dios

En el saludo afectuoso que el Papa les dirigió al recibirlos en la pequeña aula del Aula Pablo VI, agradeció ante todo la presentación del Centro Social de Ruuílhe el cual el pontífice llamó un “hermoso don de Dios”:

“El mismo – dijo – es sobre todo el fruto de la oferta de la gente humilde y generosa en respuesta al llamado del Padre David de Oliveira Martins No pedía para sí mismo, sino para sus hermanos, que tendían los brazos en busca de ayuda. Dios le dio la gracia de tocar el corazón de los pobres y humildes, desencadenando por doquier la revolución de la ternura, bajo la bandera de los ‘Niños del Padre David’. Desde Roma, va mi abrazo a las personas asistidas y a los asistentes de la Institución en sus diversas valencias al servicio de los niños, de los jóvenes, de los pobres y de los ancianos. Como embajadores del amor que tienen a la Iglesia y que nutrenpor mí, han enviado a los más pequeños. ¡Gracias, Padre Manuel Joaquim!”

«¡Ustedes son de Cristo!»

El Pontífice les indicó que el camino que están realizando los lleva a “mirar juntos” hacia el futuro, “no solos”, dado que –  les recordó citando a san Pablo-  “el presente o el futuro es todo de ustedes”, “pero ustedes son de Cristo y Cristo es de Dios”.

“¡Ustedes son de Cristo! Este es el sentido profundo de vuestra historia hasta el día de hoy, pero es sobre todo la clave para afrontar el futuro. Sean siempre de Cristo en la oración, al cuidado de sus hermanos y hermanas más pequeños. No tengan miedo de participar en la revolución a la que Él los llama: la revolución de la ternura. Cristo camina con ustedes y los guía”.

Nunca dejen que el pasado determine sus vidas

Antes de saludarlos de una manera más personal, el Santo Padre aseguró a todos y a cada uno su “afectuosa solidaridad”:

“Nunca dejen que el pasado determine sus vidas – les animó. Siempre miren hacia adelante. Trabajen y luchen para lograr las cosas que quieren. Y que ninguno de ustedes se sienta nunca solo; en verdad, corresponde a cada hombre, creado a imagen de Cristo, hacerse cercano a su prójimo. Que Dios les conceda ser portadores de su misericordia, ternura y amor los unos por los otros. Y que bendiga al Centro Social Padre David, con todos los que lo albergan y con todos los que lo administran, energizan y apoyan. Yo rezo por ustedes, ustedes recen por mí. ¡Gracias!”, concluyó.

La tibieza espiritual transforma nuestra vida en un cementerio

Pidamos al Señor la gracia de no ser «medio-cristianos», y contentarnos con una falsa paz interior que no da frutos. Lo dijo el Papa Francisco esta mañana en su homilía de la Misa en Santa Marta. También afirmó que la conversión que el Señor nos pide no puede ser pospuesta para mañana

Adriana Masotti – Ciudad del Vaticano

En su homilía de la Misa celebrada esta mañana en la capilla de la Casa de Santa Marta el Papa Francisco se inspiró en la primera lectura propuesta por la liturgia del día que corresponde a un pasaje del Libro de Ageo. Se trata de un texto duro, en el que a través de este Profeta, el Señor exhorta al pueblo a reflexionar sobre su comportamiento y a cambiarlo trabajando para reconstruir la Casa de Dios.

Un pueblo que no confía y no quiere arriesgarse

Ageo – dijo el Santo Padre – intentaba conmover el corazón del pueblo perezoso y resignado a vivir como derrotado. El Templo había sido destruido por los enemigos, todo era una ruina, pero aquella gente había hecho que los años pasaran así, hasta que el Señor envió a su elegido para «reconstruir el Templo». Sin embargo sus corazones estaban amargados y no tenían ganas de trabajar. Decían: «No, no, no seguimos adelante, tal vez sea una ilusión, mejor no arriesgarse, quedémonos un poco así…».  Aquella gente – prosiguió explicando el Papa – «no tenía ganas de levantarse, de volver a empezar, no se dejaba ayudar por el Señor que quería que se levantara», con la excusa de que aún no había llegado el momento oportuno.

Y éste es el drama de esta gente y también es el nuestro, cuando el espíritu de la tibieza se apodera de nosotros, cuando nos llega esa tibieza de la vida, cuando decimos: «Sí, sí, Señor, está bien… pero despacio, despacio Señor, dejémoslo así… ¡Mañana lo haré!”; para decir lo mismo mañana y mañana dejarlo para pasado mañana y pasado mañana posponerlo aún… y así, una vida posponiendo decisiones de conversión del corazón, de cambio de vida…

La tibieza espiritual es la «paz de los cementerios

Es una tibieza – dijo Francisco – que a menudo se esconde detrás de las incertidumbres y mientras tanto pospone. Y así mucha gente desperdicia su vida y termina «como un trapo porque no ha hecho nada, sólo para mantener la paz y la calma dentro de sí misma». Pero esa – añadió el Papa – «es la paz de los cementerios».

“ Que el Señor nos ayude a despertar del espíritu de la tibieza, para luchar contra esta suave anestesia de la vida espiritual ”

Cuando entramos en esta tibieza, en esta actitud de tibieza espiritual, transformamos nuestra vida en un cementerio: no hay vida. Sólo hay una cerrazón para que no entren problemas como el de esta gente que «sí, sí, estamos en ruinas pero no nos arriesgamos: mejor así». “Ya estamos acostumbrados a vivir así».

El Señor pide nuestra conversión hoy

El Papa Francisco advirtió que todo esto nos pasa también a nosotros «con las pequeñas cosas que no van bien, que el Señor quiere que cambiemos». Él nos pide la conversión y nosotros le respondemos: mañana. De ahí la invitación a la oración:

“ Pidamos al Señor la gracia de no caer en este espíritu de ser ‘medio-cristianos’ ”

Pidamos al Señor la gracia de no caer en este espíritu de ser «medio-cristianos» o, como dicen las ancianas, «cristianos de agua de rosas», así, sin sustancia. Buenos cristianos, pero que trabajan mucho, que han sembrado mucho, pero que han recogido poco. Vidas que prometían tanto, y al final no han hecho nada.

El Pontífice concluyó su homilía diciendo: “Que el Señor nos ayude a despertar del espíritu de la tibieza, para luchar contra esta suave anestesia de la vida espiritual”.

El Papa visita por sorpresa a la Comunidad Nuevos Horizontes en Italia

Francisco se desplaza hasta la localidad italiana Frosinone, situada a unos 100 km de la Ciudad del Vaticano, para visitar por sorpresa la Ciudadela Cielo de la comunidad «Nuevos Horizontes» fundada por Chiara Amirante.

Ciudad del Vaticano

Esta mañana el Papa Francisco ha sorprendido a los habitantes de la “Ciudadela Cielo” con una visita inesperada. Se trata de la estructura de la Comunidad “Nuevos  Horizontes” situada en la localidad italiana Frosinone, a unos 100 km de la Ciudad del Vaticano, y que fue fundada en 1993 por Chiara Amirante. Esta comunidad destaca por la hospitalidad y el apoyo que ofrece a personas necesitadas, a través de centros de escucha y apoyo a la vida, hogares familiares, lugares y laboratorios para la agregación y reintegración laboral. Es aquí donde desde hace años se curan las heridas del alma de aquellos que en algún momento de su existencia, por diversas razones, terminaron en el túnel de las drogas, la adicción, el juego, la prostitución y luego en el otro túnel, ese del descarte, exclusión social y rechazo, incluso por parte de la propia familia.

Andrea Bocelli acompaña al Papa a la Ciudadela Cielo

Eran alrededor de las 9.15 de la mañana cuando el Ford Focus azul con el Pontífice a bordo pasaba por la calle “Tommaso Landolfi”: pocas personas lo sabían, pero la voz corre a la velocidad de la luz y en poco tiempo había varios videos colgados en internet con las imágenes del Papa en Frosinone. Mientras, muchas personas comienzan a acurrucarse frente a las puertas de la estructura con la esperanza de al menos poder saludar al Santo Padre. Las noticias oficiales llegarán más tarde, pero esta visita realizada un martes, da la sensación de un Viernes de la Misericordia. Además, el Papa no ha ido sólo; junto a él se encontraba el conocido cantante de ópera Andrea Bocelli.

Los alientos del Papa a la Comunidad

La cercanía de Francisco a Nuevos Horizontes es fuerte y sólida. El pasado 8 de junio, con motivo del 25 aniversario de la Comunidad, el Papa telefoneó en vivo para felicitarles, también envió una carta y un video mensaje para expresar su afecto y aliento a las más de 3.000 personas reunidas para celebrar el evento en el pabellón de deportes de Frosinone, en la Solemnidad de Pentecostés. Durante esta llamada telefónica, destaca su saludó a todos los «Piccoli della Gioia», nombre con el que se llama a los laicos consagrados que ponen sus vidas al servicio de la comunidad.

Iglesia Ecuador: Con el sínodo, el pueblo creyente ha ido tejiendo redes

Durante dos días la Iglesia ecuatoriana ha estudiado y reflexionado sobre el tema: “Ecología Integral y Sínodo Amazónico, Retos y Desafíos para el Cuidado de la Casa Común en Ecuador”, en la sede de Quito, de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador.

Manuel Cubías – Ciudad del Vaticano

Participaron en el congreso obispos, sacerdotes, religiosas y religiosos, laicos y laicas y estudiantes. Los asistentes en el evento fueron más de 300. El congreso ha servido para ser más conscientes de que en la defensa de la Casa Común existen experiencias en Ecuador que muestran por un lado situaciones preocupantes para el futuro del planeta, pero al mismo tiempo diferentes modos de hacer frente a estas agresiones.

Realidad de la Amazonía

Este evento ha servido para conocer la realidad de los mecheros en la Amazonía, de las hidroeléctricas y la minería, el comercio justo y solidario, la explotación laboral y de la tierra, la estación científica en el Yasuni, una región de pueblos en aislamiento voluntario, las fuentes hídricas en la zona de la Sierra, la persecución y criminalización de los defensores de los Derechos Humanos y ambientales, las amenazas al equilibrio ambiental en el Archipiélago de Galápagos, la respuesta de los jóvenes a la crisis socio ambiental o la espiritualidad ecológica, elementos que pueden ayudar a avanzar en la toma de conciencia ante estas graves problemáticas.

Que los pueblos indígenas sean escuchados

La lideresa indígena Patricia Gualinga planteó la importancia de “que las voces de los pueblos indígenas sean escuchadas”. Además, insistió en el rol que como pueblos han asumido en defensa de la Amazonía: “los pueblos hemos estado al frente defendiendo la Amazonía”, y añadió: “los pueblos indígenas vemos la naturaleza como algo que da vida al Planeta”, esta es una visión completamente diferente a la visión economicista. La líder indígena del pueblo Sarayaku denunciaba las consecuencias de la llegada de las grandes empresas, que producen “un impacto ecológico, social y de pensamiento terrible”.

Mauricio López, Secretario Ejecutivo de la REPAM. planteó que el Sínodo para la Amazonía nos desafía a tres conversiones: pastoral, ecológica y sinodal. Luego subrayando el proceso presinodal, que ha sido un proceso de escucha que ha involucrado a miles de personas, afirmó: el sínodo es “la voz del pueblo creyente que ha ido tejiendo redes”.

En torno al tema de la crisis medioambiental, Mauricio López enfatizó la urgencia de actuar. El momento actual requiere de nuestra respuesta inmediata y concertada. Es el momento de acción para toda la sociedad.

Monseñor Rafael Cob García, del Vicariato Apostólico de Puyo afirmó que “La escucha es un eje transversal a lo largo de todo el proceso, pero el postsínodo es la parte más importante”.

“La escucha de los pueblos que viven en la amazonia, ellos son los protagonistas de esta iniciativa por la casa común. Es importante seguir escuchando, esa escucha supone reflexión, silencio, contemplación. esto hemos intentado en este tiempo presinodal. La preocupación por el extractivismo en la amazonia, petrolero, minero o maderero; igualmente la preocupación por los incendios que están acabando con la flora, y que pueden acabar con este pulmón de la tierra”.

Para el Vicario de Puyo, es importante ver hacia el futuro de la Iglesia en la Amazonía, por eso afirma: “Esto exige quizá una nueva organización de la pastoral, una iglesia más ministerial, menos clerical, dar más protagonismo a los laicos y a la mujer en la Iglesia. Ver el sacerdocio en la Amazonía, este es un gran desafío. Hay pocos sacerdotes que puedan llegar a lugares y poder llevar la eucaristía y el perdón de los pecados. Hay que pensar en alternativas”.

Papel de las mujeres en el territorio amazónico

En la Amazonía el papel de las mujeres es fundamental, que son las más afectadas, junto con los niños, por la destrucción de la naturaleza, como reconocía Marisol Rodríguez, quien se preguntaba, “¿qué les duele a las mujeres amazónicas?”, enumerando una serie de situaciones que hoy sufren las mujeres en una Amazonía expoliada, lo que las convierte en víctimas de maltrato, redes de prostitución, trata, destrucción de sus casas, separación de sus familias, pérdida de autonomía y valores tradicionales e imposición de valores capitalistas. Pero también existen esperanzas, resaltaba: son las mujeres quienes generan vida biológica, espiritual y cultural, garantizan la soberanía alimentar, conectan los saberes, defienden los territorios, enseñan valores y dan afecto, a ejemplo de las mujeres que estuvieron al pie de la Cruz.

El cardenal Pedro Barreto recordaba las palabras que escuchó recientemente a una indígena colombiana: “los políticos no tienen tiempo para escucharnos; los empresarios menos; pero el Papa Francisco sí tiene tiempo para escucharnos con gusto y atención”, algo que tiene que ser visto como un signo de los tiempos, una señal de discernimiento.

A continuación, el texto de los compromisos adquiridos por la Iglesia del Ecuador:

Nuestra Madre Tierra Agoniza

Comunicado del Congreso de Ecología Integral y Sínodo Panamazónico

A todas las personas, pueblos y nacionalidades del planeta:

Declaramos:

1.Nuestro compromiso de continuar la marcha en la lucha y transformación desde nuestro de ser constructores de justicia, profetas y defensores de la vida y la diversidad.

2.Nuestro compromiso por habitar el planeta, respetarlo y valorarlo, especialmente en los grandes ecosistemas amenazados: océanos, ríos, bosques, páramos, selvas, glaciares.

3.Nuestro compromiso para instar a las autoridades de los países de la cuenca amazónica a parar el ecocidio, genocidio y etnocidio provocados por la expansión de la frontera agrícola, la actividad extractivista y los megaproyectos.

4. Exigimos a los gobiernos la moratoria a las concesiones mineras y de proyectos hidroeléctricos.

5.Nuestro compromiso como Iglesia Católica de denunciar ante la justicia local e internacional la violación de los Derechos Humanos de los pueblos originarios, de los pueblos en aislamiento y el campesinado y los derechos de la naturaleza.

6. Nuestro compromiso de actuación, en conjunto con colectivos y organizaciones, para la promoción y defensa de los Derechos Humanos y de todo sector y grupo social en situación de vulnerabilidad.

7.Nuestro compromiso por continuar la marcha en este caminar, escuchando y construyendo con los otros actores de la sociedad civil, colectivos y particularmente con los jóvenes, acciones de defensa, sensibilización, incidencia y compromiso por la defensa de la Casa Común, haciendo nuestros sus procesos de resistencia y lucha como caminos para defender los derechos de la vida, la naturaleza y los pueblos.

8. Nuestro compromiso para asumir y denunciar que la destrucción de la naturaleza es un pecado social de orden capital.

9.Nuestro compromiso por una opción y promoción de vida que respete la naturaleza, en lo personal, lo comunitario y lo institucional.

10. Nuestro compromiso como academia, desde las propuestas académicas que reconozcan la riqueza del patrimonio cultural y resignifiquen nuestras actividades sustantivas de docencia-formación, investigación y vinculación y orientarlas hacia la valorización, defensa y promoción del cuidado de la Casa Común.

11.Nuestro compromiso por incorporar en planes de estudio y de carreras de todos los niveles educativos y espacios de formación la Ecología Integral desde la encíclica Laudato Si´.

12.El compromiso por seguir reconociendo en el diálogo de saberes, desde las cosmovisiones y visiones ancestrales, el Kawsak Sacha –Selva Viviente– la comprensión del sentido y horizonte de esta lucha.

Nos acogemos al corazón misericordioso de Jesús muerto y resucitado, vencedor del pecado y de la muerte, que nos habla desde la las periferias y las vulnerabilidades.

Papa: nuestro desafío es hacer enardecer los corazones

Este mediodía el Papa Francisco recibió en audiencia a 300 participantes del Encuentro Internacional de Centros Académicos y Escuelas de Nueva Evangelización sobre el tema «¿Es posible encontrar a Dios? Caminos de Nueva Evangelización», organizado por el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización

María Cecilia Mutual – Ciudad del Vaticano

“Cómo encender el deseo de encontrar a Dios a pesar de los signos que oscurecen su presencia”. Comienza con este tema de reflexión central para la evangelización el Papa Francisco, dirigiéndose hoy a los participantes en el Encuentro Internacional de Centros Académicos y Escuelas de Nueva Evangelización, sobre el tema «¿Es posible encontrar a Dios? Caminos de Nueva Evangelización».  Un evento organizado por el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización desde el 19 hasta hoy 21 de septiembre. “Lo mismo sucede con muchos de nuestros contemporáneos: Dios está cerca de ellos, pero no pueden reconocerlo”, puntualiza el Papa, recordando que había ocurrido algo similar también a los discípulos de Emaús, que desanimados no pudieron reconocerlo.

Sentir la maravilla de su presencia

El Pontífice explica que el «secreto», “reside en sentir, junto con las propias incertidumbres, la maravilla de esta presencia”. “Hacer enardecer el corazón es nuestro desafío”. Un desafío que enfrenta algunos obstáculos:

“A menudo sucede que la Iglesia es un recuerdo frío para el hombre de hoy, o una ardiente decepción, como lo fue la historia de Jesús para los discípulos de Emaús. Muchos, especialmente en Occidente, tienen la impresión de una Iglesia que no los entiende y que está lejos de sus necesidades”.

Ocuparse de una Iglesia mundanizada

Ante una iglesia «mundanizada» que sigue “los criterios de éxito del mundo y olvida que no existe para proclamarse a sí misma, sino a Jesús” el Papa señala un camino: “hay que ocuparse”.  Porque la Iglesia – explica – «cuando no siente el ardor de actuar el Evangelio en el presente, termina siendo más un lindo hallazgo de museo que la sencilla y festiva casa del Padre. ¡La tentación de los museos!»

Sin embargo, el Papa constata que son muchos los hijos que el Padre quiere hacer «sentir como en casa»; “son nuestros hermanos y hermanas que, beneficiándose de muchos logros técnicos, viven absorbidos por el torbellino de un gran frenesí”.

Cuántas personas a nuestro lado viven apuradas, esclavas de lo que debería ayudarles a sentirse mejor y olvidar el sabor de la vida: la belleza de una familia grande y generosa, que llena el día y la noche, pero que ensancha el corazón, la luminosidad que está en los ojos de los niños, que ningún teléfono inteligente puede dar, la alegría de las cosas sencillas, la serenidad que da la oración.

Sólo amar y ser amados

El Papa afirma que nuestros hermanos nos piden solo una cosa esencial, algo que “corresponde a las necesidades más profundas”: “amar y ser amados, ser aceptados por lo que uno es, encontrar la paz del corazón y una alegría más duradera del entretenimiento”.

Todo esto – continúa el Papa – “lo hemos experimentado en una sola palabra, y más aún en una sola persona, Jesús” y tenemos esta misión: “encontrarnos con nuestros contemporáneos para hacerles conocer su amor. No tanto enseñando, nunca juzgando, sino haciéndonos compañeros de camino”.

¡Qué importante es sentirse interpelado por las preguntas de los hombres y mujeres de hoy! Sin pretender tener respuestas inmediatas y sin dar respuestas pre-envasadas, sino compartiendo palabras de vida, no para hacer prosélitos, sino para dejar espacio a la fuerza creadora del Espíritu Santo, que libera el corazón de la esclavitud que lo oprime y renueva. Transmitir a Dios, pues, no es hablar de Dios, no es justificar su existencia: ¡hasta el diablo sabe que Dios existe! Anunciar al Señor es testimoniar la alegría de conocerlo, es ayudar a vivir la belleza de su encuentro.

Dios es experiencia de amor

Dios – continúa el Papa –  no es la respuesta a una curiosidad intelectual o a un compromiso de voluntad, sino una ‘experiencia de amor’, llamada a convertirse en ‘historia de amor’. “Dios es amor” dice a continuación remitiéndose a la Escritura de Juan, “es amor incondicional, no cambia, no obstante todo aquello que podamos hacer”.

Con el primer anuncio la vida cristiana se renueva siempre

“Qué hermoso es anunciar este Dios fiel a nuestros hermanos  que viven en la tibieza” – agrega el Santo Padre.  Qué hermoso es decirles: «Jesucristo los ama, dio su vida para salvarlos, y ahora está vivo a vuestro lado cada día» (Evangelii gaudium, 164). El anuncio del cual se desarrolla la vida de Fe:

Con este primer anuncio la vida cristiana se renueva siempre. Quisiera reiterar ante ustedes que «cuando decimos que este anuncio es ‘el primero’, no significa que está al principio y después se olvida o se sustituye por otros contenidos que lo superan. Es el primero en el sentido cualitativo, porque es el anuncio principal, el que siempre debemos volver a escuchar de diferentes maneras y que siempre debemos volver a proclamar durante la catequesis de

Ser signos vivos del amor proclamado

Finalmente, Francisco recuerda que la vida de fe renace del encuentro con Jesús y lo que “lo que en la vida es encuentro ayuda a crecer en la fe”. De ahí su invitación a “acercarse a los necesitados, construir puentes, servir a los que sufren, cuidar a los pobres, «ungir la paciencia» a los que nos rodean, consolar a los que están desanimados, bendecir a los que nos hieren”. Para convertimos «en signos vivos del Amor que proclamamos».

Santa Sede: No Oídos Sordos A Los Gritos De Los Que No Tienen Comida Ni Medicinas

La profunda preocupación del Papa Francisco por la situación humanitaria en Siria vuelve en las palabras de Mons. Bernardito Auza, en la ONU en Nueva York. Esperada también la reanudación de las negociaciones entre israelíes y palestinos: el apoyo humanitario es vital, pero no puede sustituirlas. En cuanto a Yemen, destaca, se necesita coherencia

Debora Donnini – Ciudad del Vaticano

La cuestión palestina, Siria, Yemen, Irak. Bernardito Auza, observador permanente de la Santa Sede ante la ONU, intervino ayer en el debate abierto del Consejo de Seguridad sobre «Oriente Medio, incluida la cuestión de Palestina». En resumen, Mons. Auza vuelve a invocar el camino del diálogo para una cultura de tolerancia y «convivencia pacífica» con el fin de reducir los problemas económicos, sociales, políticos y medioambientales que pesan sobre gran parte de la humanidad.

Israelíes-Palestinos: volver a las negociaciones

El apoyo humanitario sigue siendo vital para crear un ambiente propicio para las negociaciones entre israelíes y palestinos, pero no puede sustituirlas, señala Mons. Auza, y comienza su reflexión desde la «peligrosa escalada de violencia» en Gaza y en Cisjordania, destacada por el coordinador especial para el proceso de paz en Oriente Medio, Nickolay Mladenov. Un clima de desconfianza entre las partes que «puede convertirse rápidamente en actos violentos que ponen en peligro la vida de palestinos e israelíes inocentes», señala. Para el representante ante la ONU, por tanto, este «debate abierto» debe «conducir a la acción» y no quedarse en un mero comentario sobre los obstáculos «a la consecución de la tan buscada solución de los dos Estados dentro de las fronteras reconocidas internacionalmente».

Mons. Auza recuerda el compromiso de la comunidad internacional mediante donaciones que, a través del UNRWA, garantizan servicios básicos a los refugiados palestinos, pero que no pueden sustituir las negociaciones. “Una importante contribución que los Estados Miembros pueden hacer en este momento  – afirma – es alentar a las partes a volver a la mesa de negociaciones y ofrecerles el espacio y los recursos necesarios para comprometerse a dialogar como protagonistas de su propio futuro pacífico, uno al lado del otro”.

Siria: respeto del derecho humanitario

En Siria, en particular en algunas zonas todavía inestables, el riesgo de una «peor crisis humanitaria sigue siendo alto».  «No podemos permanecer sordos a los gritos de quienes carecen de alimentos, atención médica y educación, o de los huérfanos, las viudas y los heridos», dice Mons. Auza refiriéndose a la «profunda preocupación» por la situación humanitaria en Siria, expresada por el Papa Francisco en la carta enviada el pasado lunes al Presidente Assad. Una preocupación que se refiere en particular a las «dramáticas condiciones de la población civil de Idlib», donde continúan las incursiones aéreas. El Papa, recuerda el representante de la Santa Sede, ha renovado su llamamiento a la protección y al respeto del derecho humanitario.

Yemen, coherencia sobre la venta de armas

Y también Yemen, cuya la situación humanitaria es motivo de profunda preocupación. Mons. Auza reconoce el paso necesario de la Resolución 2481 adoptada por las Naciones Unidas el 15 de julio con vistas al fortalecimiento del cese del fuego y del acceso a los suministros. Al mismo tiempo, sin embargo, espera «coherencia» preguntándose cómo se puede «hacer llamamientos elocuentes a favor de la paz en Oriente Medio e incluso participar en la acciones humanitarias, permitiendo la venta de armas en la región».

Soluciones pacíficas en la región del Golfo

Por último, la mirada  se dirige a Irak, que ofrece «una cierta esperanza de avanzar hacia la reconciliación y la reconstrucción» tras los incalificables crímenes que el llamado Estado islámico ha infligido a la población y, en particular, a las minorías religiosas y étnicas. Además, es esencial que la comunidad internacional siga alentando y buscando todas las oportunidades posibles para negociaciones y soluciones pacíficas a las crisis actuales en la región del Golfo.