Reino Unido. Obispos condenan nuevos ataques contra civiles en Siria

Los obispos británicos hacen un llamado al gobierno para que se haga respetar el derecho internacional y los derechos humanos en Siria. En los últimos días, más de medio millón de personas atrapadas en Idlib, tratan de escapar de los bombardeos entre las tropas turcas y sirias que ya han causado centenares de muertes, especialmente entre civiles.

Alina Tufani – Ciudad del Vaticano

El presidente del Departamento de Asuntos Internacionales de la Conferencia de Obispos Católicos de Inglaterra y Gales, monseñor Declan Lang pide al gobierno del Reino Unido que ayude a proteger a los civiles sirios mientras se intensifica la lucha en Idlib. En un comunicado del episcopado, Lang afirma que “hoy en Idlib, se están presenciando nuevas violaciones de la dignidad humana infligidas a civiles que ya han sufrido casi una década de violencia”.

Redoblar esfuerzos para la paz del pueblo sirio

En su declaración, el obispo de Clifton recuerda que el Papa Francisco advirtió que existe una “capa de silencio” que corre el riesgo de caer sobre el conflicto en Siria y ha pedido a la comunidad internacional que “idee soluciones adecuadas y con visión de futuro capaces de permitir al pueblo sirio, agotado por la guerra, recuperar la paz y comenzar la reconstrucción del país”.

En este contexto, monseñor Lang hace un llamado al gobierno del Reino Unido para no olvidar esa tragedia humana y “redoblar los esfuerzos para hacer respetar el derecho internacional, la protección de los civiles y el fin de los combates en Siria”.  El comunicado del episcopado refiere que las Naciones Unidas advirtieron que más de 1500 civiles han sido asesinados y medio millón desplazados desde que comenzó la ofensiva del gobierno sirio en la provincia.  Advierte también, que las atrocidades, incluidos los ataques deliberadamente dirigidos a hospitales, pueden constituir crímenes de guerra.

Ataques en aumento

Diversas agencias de Naciones Unidas han asegurado que sólo en las últimas semanas más de cincuenta poblaciones del noroeste de Siria, en particular de Idlib, han sido bombardeadas. También se ha denunciado que fuerzas sirias, apoyadas por la aviación rusa, han bombardeado edificios sensibles como escuelas y hospitales. Entre las víctimas mortales figuran muchos niños, los cuales representan un nutrido grupo – unos 300 mil desde diciembre – entre las decenas de miles de refugiados que huyen de la región.

En defensa de los más vulnerables

El obispo encargado de los Asuntos Internacionales del episcopado exhorta a la comunidad católica del Reino Unido a asumir su rol en la defensa de los más vulnerables. “Los católicos – dijo Lang – tienen un papel importante que jugar en la acogida de refugiados, apoyando a organizaciones benéficas que brindan asistencia humanitaria y ofreciendo nuestras oraciones por todo el pueblo de Siria”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *