Sudán del Sur, Declaración de Roma para poner fin a las hostilidades

Se ha presentado el documento, firmado en la Comunidad de Sant’Egidio, en el que el Gobierno y la Alianza de los Movimientos de Oposición del Sur de Sudán (Ssoma) han expresado su compromiso por el cese de las hostilidades a partir del 15 de enero.

Marina Tomarro – Ciudad del Vaticano

El fuerte gesto del Papa Francisco, que el pasado 11 de abril se arrodilló ante los líderes sudaneses durante un encuentro al final de un retiro espiritual en el Vaticano, besándoles los pies y rogándoles que pusieran fin a los combates, fue un estímulo para llegar a un acuerdo para el cese de las hostilidades, firmado ayer y presentado hoy en Roma en la Comunidad de Sant’Egidio. Con este acto, el Gobierno y la Alianza de Movimientos de Oposición del Sudán Meridional (Ssoma) -que reúne a todos los movimientos de oposición que no se han adherido al Acuerdo de Paz de Addis Abeba- expresaron su compromiso con la cesación de las hostilidades a partir del 15 de enero.

Dos años de trabajo por la paz

«La Declaración de Roma para el proceso de paz en el sur de Sudán -explicó Paolo Impagliazzo, secretario general de la Comunidad de Sant’Egidio, en la conferencia de prensa de presentación del documento- es de gran importancia porque es el resultado de un intenso trabajo que ha durado más de dos años, y del compromiso que la Comunidad ha querido ejercer para facilitar el diálogo político en el sur de Sudán. El acuerdo de paz significa un renacimiento para este país y la posibilidad de un diálogo político entre las distintas partes en torno a una mesa sin debate. El Papa Francisco con su gesto les tocó el corazón, llevándolos seriamente a buscar un camino de reconciliación».

Un camino de paz acaba de comenzar

Los signatarios reafirmaron estar listos para permitir el acceso continuo e ininterrumpido de la ayuda humanitaria a las organizaciones locales e internacionales, incluidas las organizaciones no gubernamentales, para aliviar el sufrimiento de las personas que se han visto gravemente afectadas no sólo por la guerra sino también por las terribles inundaciones. «Todavía tenemos un largo camino por recorrer – subrayó Barnaba Marial Benjamin, jefe de la delegación gubernamental – les pedimos que no nos abandonen sino que sigan colaborando con nosotros». De hecho, el trabajo de la Comunidad de Sant’Egidio ha sido intenso para conseguir este resultado. «Continuaremos siguiendo este proceso – afirmó Paolo Impagliazzo – y pronto habrá una nueva reunión para entender cómo implementar los mecanismos de cese al fuego, y proponer una agenda de compromisos para iniciar un verdadero diálogo político».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *