Colombia: El diálogo debe ser la ruta para edificar la convivencia y reconciliación

Ante las movilizaciones que se vienen presentando en Colombia desde el pasado 21 de noviembre, el Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia emitió un Comunicado en el que exhorta a las autoridades y a la ciudadanía a “proteger los derechos humanos tales como la vida, la integridad y la protesta social”.

Ciudad del Vaticano

“Estamos a disposición para este proceso de diálogo nacional, como instancia donde convergen los diferentes sectores para aportar a la paz y la reconciliación en nuestro país”, lo afirma el Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia (CNPRC), en un Comunicado firmado por su Presidente, Monseñor Héctor Fabio Henao, Director del Secretariado Nacional de Caritas Colombia, ante las movilizaciones que se vienen presentando en este país sudamericano desde el pasado 21 de noviembre, cuando diversos sectores sindicales, estudiantiles, docentes, campesinos e indígenas salieron a las calles en rechazo de las medidas económicas y sociales del Gobierno de Iván Duque.

La movilización, un ejercicio legítimo y de expresión

Asimismo, el CNPRC como órgano asesor y consultivo del gobierno nacional, integrado por 36 sectores de la sociedad civil nacional y por instancias de la institucionalidad colombiana, pone de manifiesto a la opinión pública su preocupación frente a los hechos que vienen aconteciendo en los últimos días. “Como Consejo – se lee en el Comunicado – reconocemos los procesos de movilización ciudadana y protesta social como un ejercicio legítimo y expresión que manifiesta la vitalidad de nuestra democracia. Ante ello, manifestamos la necesidad de reconocer, escuchar y comprender las demandas ciudadanas que han sido expresadas por el paro nacional, así como su anhelo de construcción de paz y fortalecimiento de la democracia”.

Pleno rechazo a cualquier acción violenta

Por ello, el Consejo Nacional de Paz hace un llamado al Ministerio Público y a la Fiscalía General de la Nación para que investiguen con rigor los hechos de violencia ocurridos durante la protesta, y activen canales expeditos para atender las denuncias de la ciudadanía. “Exhortamos a las autoridades y a la ciudadanía a proteger los derechos humanos tales como la vida, la integridad y la protesta social. También – afirma el Consejo – hacemos un llamado a la ciudadanía a cerrarle el paso a las noticias falsas que generan zozobra y temor entre las comunidades y a denunciar los actos vandálicos que intentan desvirtuar el propósito social de los procesos en marcha”.

El dialogo camino para edificar la convivencia y reconciliación

Además, el CNPRC como organismo constructor de paz y reconciliación, manifiesta su pleno rechazo a cualquier acción violenta, surja de donde surja, que tenga como propósito deslegitimar la protesta social, atentar contra el bienestar de los ciudadanos, de los servidores públicos o de los bienes y servicios públicos. En este contexto, “el Consejo ve una gran oportunidad en la convocatoria del Señor Presidente de la República a una conversación nacional, en la medida que sea un diálogo participativo, profundo y que permita soluciones concretas para las demandas de la ciudadanía”. Por ello, el Consejo se pone a disposición para este proceso de dialogo nacional, como instancia donde convergen los diferentes sectores para aportar a la paz y la reconciliación de Colombia.

El Comunicado concluye alentando a todos los sectores que integran el Consejo Nacional y a todas las expresiones sociales organizadas a trabajar de manera mancomunada hacia un “Gran Pacto Social y Político”, el cual es una de las metas más altas del Consejo y que permitiría superar la situación actual y el fortalecimiento de la democracia.

Miércoles de la 34 semana de Tiempo Ordinario

LECTURA DEL DÍA

Lectura del Libro del Profeta Daniel
Dn 5, 1-6. 13-14. 16-17. 23-28

En aquellos días, el rey Baltasar dio un gran banquete en honor de mil funcionarios suyos y se puso a beber con ellos. Animado por el vino, Baltasar mandó traer los vasos de oro y de plata que su padre, Nabucodonosor, había robado del templo de Jerusalén, para que bebieran en ellos el rey y sus funcionarios, sus mujeres y sus concubinas.

Trajeron, pues, los vasos de oro y de plata robados del templo de Jerusalén, y en ellos bebieron el rey y sus funcionarios, sus mujeres y sus concubinas. Bebieron y comenzaron a alabar a sus dioses de oro y plata, de bronce y de hierro, de madera y de piedra.

De repente aparecieron los dedos de una mano, que se pusieron a escribir en la pared del palacio, detrás del candelabro, y el rey veía cómo iban escribiendo los dedos. Entonces el rey se demudó, la mente se le turbó, le faltaron las fuerzas y las rodillas le empezaron a temblar.

Trajeron a Daniel y el rey le dijo: «¿Eres tú Daniel, uno de los judíos desterrados, que mi padre Nabucodonosor trajo de Judea? Me han dicho que posees el espíritu de Dios, inteligencia, prudencia y sabiduría extraordinarias. Me han dicho que puedes interpretar los sueños y resolver los problemas. Si logras leer estas palabras y me las interpretas, te pondrán un vestido de púrpura y un collar de oro y serás el tercero en mi reino».

Daniel le respondió al rey: «Puedes quedarte con tus regalos y darle a otro tus obsequios. Yo te voy a leer esas palabras y te las voy a interpretar.

Tú te has rebelado contra el Señor del cielo: has mandado traer los vasos de su casa, y tú y tus funcionarios, tus mujeres y tus concubinas han bebido en ellos; has alabado a dioses de plata y de oro, de bronce y de hierro, de madera y de piedra, que no ven ni oyen ni entienden, pero no has glorificado al Dios que tiene en sus manos tu vida y tu actividad. Por eso Dios ha enviado esa mano para que escribiera.

Las palabras escritas son: ‘Contado, Pesado, Dividido’ y ésta es su interpretación. ‘Contado’: Dios ha contado los días de tu reinado y les ha puesto límite. ‘Pesado’: Dios te ha pesado en la balanza y te falta peso. ‘Dividido’: Tu reino se ha dividido y se lo entregarán a los medos y a los persas».

EVANGELIO DEL DÍA

Evangelio según Lucas
Lc 21, 12-19

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Los perseguirán y los apresarán, los llevarán a los tribunales y a la cárcel, y los harán comparecer ante reyes y gobernantes por causa mía. Con esto ustedes darán testimonio de mí.

Grábense bien que no tienen que preparar de antemano su defensa, porque yo les daré palabras sabias, a las que no podrá resistir ni contradecir ningún adversario de ustedes.

Los traicionarán hasta sus padres y hermanos, sus parientes y amigos. Matarán a algunos de ustedes, y todos los odiarán por causa mía. Sin embargo, ni un cabello de su cabeza perecerá. Si se mantienen firmes, conseguirán la vida».