Colombia: El diálogo debe ser la ruta para edificar la convivencia y reconciliación

Ante las movilizaciones que se vienen presentando en Colombia desde el pasado 21 de noviembre, el Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia emitió un Comunicado en el que exhorta a las autoridades y a la ciudadanía a “proteger los derechos humanos tales como la vida, la integridad y la protesta social”.

Ciudad del Vaticano

“Estamos a disposición para este proceso de diálogo nacional, como instancia donde convergen los diferentes sectores para aportar a la paz y la reconciliación en nuestro país”, lo afirma el Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia (CNPRC), en un Comunicado firmado por su Presidente, Monseñor Héctor Fabio Henao, Director del Secretariado Nacional de Caritas Colombia, ante las movilizaciones que se vienen presentando en este país sudamericano desde el pasado 21 de noviembre, cuando diversos sectores sindicales, estudiantiles, docentes, campesinos e indígenas salieron a las calles en rechazo de las medidas económicas y sociales del Gobierno de Iván Duque.

La movilización, un ejercicio legítimo y de expresión

Asimismo, el CNPRC como órgano asesor y consultivo del gobierno nacional, integrado por 36 sectores de la sociedad civil nacional y por instancias de la institucionalidad colombiana, pone de manifiesto a la opinión pública su preocupación frente a los hechos que vienen aconteciendo en los últimos días. “Como Consejo – se lee en el Comunicado – reconocemos los procesos de movilización ciudadana y protesta social como un ejercicio legítimo y expresión que manifiesta la vitalidad de nuestra democracia. Ante ello, manifestamos la necesidad de reconocer, escuchar y comprender las demandas ciudadanas que han sido expresadas por el paro nacional, así como su anhelo de construcción de paz y fortalecimiento de la democracia”.

Pleno rechazo a cualquier acción violenta

Por ello, el Consejo Nacional de Paz hace un llamado al Ministerio Público y a la Fiscalía General de la Nación para que investiguen con rigor los hechos de violencia ocurridos durante la protesta, y activen canales expeditos para atender las denuncias de la ciudadanía. “Exhortamos a las autoridades y a la ciudadanía a proteger los derechos humanos tales como la vida, la integridad y la protesta social. También – afirma el Consejo – hacemos un llamado a la ciudadanía a cerrarle el paso a las noticias falsas que generan zozobra y temor entre las comunidades y a denunciar los actos vandálicos que intentan desvirtuar el propósito social de los procesos en marcha”.

El dialogo camino para edificar la convivencia y reconciliación

Además, el CNPRC como organismo constructor de paz y reconciliación, manifiesta su pleno rechazo a cualquier acción violenta, surja de donde surja, que tenga como propósito deslegitimar la protesta social, atentar contra el bienestar de los ciudadanos, de los servidores públicos o de los bienes y servicios públicos. En este contexto, “el Consejo ve una gran oportunidad en la convocatoria del Señor Presidente de la República a una conversación nacional, en la medida que sea un diálogo participativo, profundo y que permita soluciones concretas para las demandas de la ciudadanía”. Por ello, el Consejo se pone a disposición para este proceso de dialogo nacional, como instancia donde convergen los diferentes sectores para aportar a la paz y la reconciliación de Colombia.

El Comunicado concluye alentando a todos los sectores que integran el Consejo Nacional y a todas las expresiones sociales organizadas a trabajar de manera mancomunada hacia un “Gran Pacto Social y Político”, el cual es una de las metas más altas del Consejo y que permitiría superar la situación actual y el fortalecimiento de la democracia.

Miércoles de la 34 semana de Tiempo Ordinario

LECTURA DEL DÍA

Lectura del Libro del Profeta Daniel
Dn 5, 1-6. 13-14. 16-17. 23-28

En aquellos días, el rey Baltasar dio un gran banquete en honor de mil funcionarios suyos y se puso a beber con ellos. Animado por el vino, Baltasar mandó traer los vasos de oro y de plata que su padre, Nabucodonosor, había robado del templo de Jerusalén, para que bebieran en ellos el rey y sus funcionarios, sus mujeres y sus concubinas.

Trajeron, pues, los vasos de oro y de plata robados del templo de Jerusalén, y en ellos bebieron el rey y sus funcionarios, sus mujeres y sus concubinas. Bebieron y comenzaron a alabar a sus dioses de oro y plata, de bronce y de hierro, de madera y de piedra.

De repente aparecieron los dedos de una mano, que se pusieron a escribir en la pared del palacio, detrás del candelabro, y el rey veía cómo iban escribiendo los dedos. Entonces el rey se demudó, la mente se le turbó, le faltaron las fuerzas y las rodillas le empezaron a temblar.

Trajeron a Daniel y el rey le dijo: «¿Eres tú Daniel, uno de los judíos desterrados, que mi padre Nabucodonosor trajo de Judea? Me han dicho que posees el espíritu de Dios, inteligencia, prudencia y sabiduría extraordinarias. Me han dicho que puedes interpretar los sueños y resolver los problemas. Si logras leer estas palabras y me las interpretas, te pondrán un vestido de púrpura y un collar de oro y serás el tercero en mi reino».

Daniel le respondió al rey: «Puedes quedarte con tus regalos y darle a otro tus obsequios. Yo te voy a leer esas palabras y te las voy a interpretar.

Tú te has rebelado contra el Señor del cielo: has mandado traer los vasos de su casa, y tú y tus funcionarios, tus mujeres y tus concubinas han bebido en ellos; has alabado a dioses de plata y de oro, de bronce y de hierro, de madera y de piedra, que no ven ni oyen ni entienden, pero no has glorificado al Dios que tiene en sus manos tu vida y tu actividad. Por eso Dios ha enviado esa mano para que escribiera.

Las palabras escritas son: ‘Contado, Pesado, Dividido’ y ésta es su interpretación. ‘Contado’: Dios ha contado los días de tu reinado y les ha puesto límite. ‘Pesado’: Dios te ha pesado en la balanza y te falta peso. ‘Dividido’: Tu reino se ha dividido y se lo entregarán a los medos y a los persas».

EVANGELIO DEL DÍA

Evangelio según Lucas
Lc 21, 12-19

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Los perseguirán y los apresarán, los llevarán a los tribunales y a la cárcel, y los harán comparecer ante reyes y gobernantes por causa mía. Con esto ustedes darán testimonio de mí.

Grábense bien que no tienen que preparar de antemano su defensa, porque yo les daré palabras sabias, a las que no podrá resistir ni contradecir ningún adversario de ustedes.

Los traicionarán hasta sus padres y hermanos, sus parientes y amigos. Matarán a algunos de ustedes, y todos los odiarán por causa mía. Sin embargo, ni un cabello de su cabeza perecerá. Si se mantienen firmes, conseguirán la vida».

Francisco concluye su viaje a Japón y regresa a Roma

Tras haber estado con los alumnos y profesores de la Universidad de Sofía en Tokio, el Papa concluye su viaje a Japón y regresa a Roma. Un viaje apostólico que tuvo una primera etapa en Tailandia, y que en total ha durado del 19 al 26 de noviembre. Después de haber saludado a los Obispos y delegaciones oficiales, el avión que transporta a Francisco despegó a las 11:43 AM hora local, 3:43 AM en Italia.

Ciudad del Vaticano

La última cita de la intensa agenda del Papa Francisco en Japón tuvo lugar en la Universidad de Sofía en Tokio. Allí, el Santo Padre pronunció un alentador discurso dirigido a los estudiantes, profesores y personal académico en el que recordó que la universidad «debe ser no sólo un centro de formación, sino también un lugar donde tome forma una sociedad mejor».

Martes de la 34 semana de Tiempo Ordinario

LECTURA DEL DÍA

Lectura del libro del Profeta Daniel
Dn 2, 31-45

En aquellos días, Daniel le dijo al rey Nabucodonosor: «Tú, rey, has tenido esta visión: viste delante de ti una estatua, una estatua gigantesca, de un brillo extraordinario y de aspecto imponente. La cabeza de la estatua era de oro puro; el pecho y los brazos, de plata; el vientre y los muslos, de bronce; las piernas, de hierro; y los pies, de hierro mezclado con barro.

Tú la estabas mirando, cuando de pronto una piedra que se desprendió del monte, sin intervención de mano alguna, vino a chocar con los pies de hierro y barro de la estatua y los hizo pedazos. Entonces todo se hizo añicos: el hierro, el barro, el bronce, la plata y el oro; todo quedó como el polvo que se desprende cuando se trilla el grano en el verano y el viento se lo lleva sin dejar rastro. Y la piedra que había golpeado la estatua se convirtió en un gran monte, que llenó toda la tierra.

Este fue tu sueño y ahora te lo voy a interpretar. Tú, rey de reyes, a quien el Dios del cielo ha dado el reino y el poder, el dominio y la gloria, pues te ha dado poder sobre todos los hombres, sobre las bestias del campo y las aves del cielo, para que reines sobre ellos, tú eres la cabeza de oro.

Después de ti surgirá un reino de plata, menos poderoso que el tuyo. Después vendrá un tercer reino, de bronce, que dominará toda la tierra. Y habrá un cuarto reino, fuerte como el hierro; así como el hierro destroza y machaca todo, así él destrozará y aplastará a todos.

Los pies y los dedos de hierro mezclado con barro que viste, representan un reino dividido; tendrá algo de la solidez del hierro, porque viste el hierro mezclado con el barro. Los dedos de los pies, de hierro y de barro, significan un reino al mismo tiempo poderoso y débil. Y el hierro mezclado con el barro quiere decir que los linajes se mezclarán, pero no llegarán a fundirse, de la misma manera que el hierro no se mezcla con el barro.

En tiempo de estos reyes, el Dios del cielo hará surgir un reino que jamás será destruido, ni dominado por ninguna otra nación. Destruirá y aniquilará a todos estos reinos y él durará para siempre. Eso significa la piedra que has visto desprenderse del monte, sin intervención de mano humana, y que redujo a polvo el barro, el hierro, el bronce, la plata y el oro.

El Dios grande ha manifestado al rey lo que va a suceder. El sueño es verdadero, y su interpretación, digna de crédito».

EVANGELIO DEL DÍA

Evangelio según Lucas
Lc 21, 5-11

En aquel tiempo, como algunos ponderaban la solidez de la construcción del templo y la belleza de las ofrendas votivas que lo adornaban, Jesús dijo: «Días vendrán en que no quedará piedra sobre piedra de todo esto que están admirando; todo será destruido».

Entonces le preguntaron: «Maestro, ¿cuándo va a ocurrir esto y cuál será la señal de que ya está a punto de suceder?»

Él les respondió: «Cuídense de que nadie los engañe, porque muchos vendrán usurpando mi nombre y dirán: ‘Yo soy el Mesías. El tiempo ha llegado’. Pero no les hagan caso. Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones, que no los domine el pánico, porque eso tiene que acontecer, pero todavía no es el fin».

Luego les dijo: «Se levantará una nación contra otra y un reino contra otro. En diferentes lugares habrá grandes terremotos, epidemias y hambre, y aparecerán en el cielo señales prodigiosas y terribles».

El Papa: «Que siga la ayuda a víctimas del triple desastre que sacudió Japón»

El Papa escuchó los testimonios de tres víctimas del triple desastre que sacudió Japón en el 2011, el terremoto, el tsunami y el accidente nuclear, que afectó no sólo a las prefecturas de Iwate, Miyagi y Fukushima, sino a todo el Japón y a sus ciudadanos, por todas las víctimas, el Papa oró, por las más de dieciocho mil personas que perdieron la vida, por sus familiares y por los que aún están desaparecidos.

Patricia Ynestroza-ciudad del Vaticano

El Papa escuchó los testimonios de tres víctimas del triple desastre que sacudió Japón en el 2011, el terremoto, el tsunami y el accidente nuclear, que afectó a todo el Japón y a sus ciudadanos.

El Santo Padre oró por todas las víctimas,  por las más de dieciocho mil personas que perdieron la vida, por sus familiares y por los que aún están desaparecidos.

Y agradeció desde el centro de conferencias de Bellesalle Hanzomon, el esfuerzo de los gobiernos locales, organizaciones y personas que trabajan en la reconstrucción de las áreas donde ocurrieron los desastres y para aliviar la situación de las más de cincuenta mil personas que fueron evacuadas, actualmente en viviendas temporales, sin poder aún regresar a sus hogares.

Que se unan los corazones y formen uno sólo

En el trabajo continuo de recuperación y reconstrucción después del triple desastre, muchas manos deben juntarse y muchos corazones deben unirse como si fueran uno solo. De esta manera, dijo, los que han sufrido recibirán apoyo y sabrán que no han sido olvidados. Sabrán que muchas personas, activa y efectivamente, comparten su dolor y continuarán extendiendo una mano fraterna para ayudar.

Los testimonios de las tres víctimas representan a todos los que han sufrido de manera tan grande a causa del triple desastre, expresaron la tristeza y el dolor sufrido por tantas personas, pero también la esperanza abierta a un futuro mejor. Y mencionó las palabras de uno de los testimonios:

“Agradezco de modo especial, como bien lo señaló Toshiko, la rapidez con que muchas personas, no sólo de Japón sino de todo el mundo, se movilizaron inmediatamente después de los desastres, para apoyar a las víctimas con la oración y la ayuda material y financiera. Una acción que no puede perderse en el tiempo y desaparecer después del shock inicial, sino que debemos perpetuar y sostener. E hizo un llamamiento a todas las personas de buena voluntad para que las víctimas de estas tragedias sigan recibiendo la ayuda que tanto necesitan.

Necesitan dijo el Papa, recursos básicos: alimentos, ropa y refugio, sin ello, no es posible llevar adelante una vida digna y tener lo mínimo necesario para poder lograr una reconstrucción, que reclama a su vez la necesidad de experimentar la solidaridad y el apoyo de una comunidad. Nadie se “reconstruye” solo, nadie puede volver a empezar solo. Es imprescindible encontrar una mano amiga, una mano hermana, capaz de ayudar a levantar no sólo la ciudad, sino la mirada y la esperanza.

Francisco invita a avanzar cada día en la construcción del futuro

Ocho años después del triple desastre, Japón ha demostrado cómo un pueblo puede unirse en solidaridad, paciencia, perseverancia y resistencia. El camino hacia una recuperación completa puede ser todavía largo, pero es siempre posible si cuenta con el alma de este pueblo capaz de movilizarse para socorrerse y ayudarse. La invitación de Francisco: “los invito a avanzar cada día, poco a poco, para construir el futuro basado en la solidaridad y el compromiso de unos por otros, por ustedes, sus hijos y nietos, y por las generaciones venideras”.

Ante los problemas como las guerras, refugiados, disparidades económicas y desafíos ambientales, dijo que hay que trabajar y caminar hacia una cultura capaz de combatir la indiferencia. Uno de los males que más nos afectan versa en la cultura de la indiferencia.

“Urge movilizarnos para ayudar a tomar conciencia de que, si un miembro de nuestra familia sufre, todos sufrimos con él; porque no se alcanza la interconexión si no se cultiva la sabiduría de la pertenencia, única capaz de asumir los problemas y las soluciones de manera global. Nos pertenecemos los unos a los otros”.

Las secuelas del accidente nuclear de Daiichi

El accidente nuclear de Daiichi en Fukushima, además de las preocupaciones científicas o médicas, también urge el inmenso trabajo para restaurar el tejido de la sociedad. Hasta que se restablezcan los lazos sociales en las comunidades locales y las personas tengan de nuevo una vida segura y estable, afirmó el Pontífice, el accidente de Fukushima no se resolverá por completo. Lo cual implica, a su vez la preocupación por el uso continuo de la energía nuclear, y pidieron la abolición de las centrales nucleares.

“Nuestra era siente la tentación de hacer del progreso tecnológico la medida del progreso humano. Este “paradigma tecnocrático” de progreso y desarrollo modela la vida de las personas y el funcionamiento de la sociedad y, a menudo, conduce a un reduccionismo que afecta a todos los ámbitos de nuestras sociedades. Por tanto, es importante, en momentos como este, hacer una pausa y reflexionar sobre quiénes somos y, quizás de manera más crítica, quiénes queremos ser. ¿Qué clase de mundo, qué clase de legado queremos dejar a los que vendrán después de nosotros?

La sabiduría y la experiencia de los ancianos, unidas al celo y al entusiasmo de los jóvenes, dijo por último, pueden ayudar a forjar una visión diferente, una visión que ayude a mirar con reverencia el don de la vida y la solidaridad con nuestros hermanos y hermanas en la única, multiétnica y multicultural familia humana.

Lunes de la 34 semana de Tiempo Ordinario

LECTURA DEL DÍA

Lectura de la profecía de Daniel
Dn 1, 1-6. 8-20

El año tercero del reinado de Joaquín, rey de Judá, vino a Jerusalén Nabucodonosor, rey de Babilonia, y la sitió. El Señor entregó en sus manos a Joaquín, rey de Judá, así como parte de los objetos del templo, que él se llevó al país de Senaar y los guardó en el tesoro de sus dioses.

El rey mandó a Aspenaz, jefe de sus oficiales, que seleccionara de entre los israelitas de sangre real y de la nobleza, algunos jóvenes, sin defectos físicos, de buena apariencia, sobrios, cultos e inteligentes y aptos para servir en la corte del rey, con el fin de enseñarles la lengua y la literatura de los caldeos.

El rey les asignó una ración diaria de alimentos y de vino de su propia mesa. Deberían ser educados durante tres años y después entrarían al servicio del rey. Entre ellos se encontraban Daniel, Ananías, Misael y Azarías, que eran de la tribu de Judá.

Daniel hizo el propósito de no contaminarse compartiendo los alimentos y el vino de la mesa del rey, y le suplicó al jefe de los oficiales que no lo obligara a contaminarse. Dios le concedió a Daniel hallar favor y gracia ante el jefe de los oficiales. Sin embargo, éste le dijo a Daniel: «Le tengo miedo al rey, mi señor, porque él les ha asignado a ustedes su comida y su bebida, y si llega a verlos más delgados que a los demás, estará en peligro mi vida».

Daniel le dijo entonces a Malasar, a quien el jefe de los oficiales había confiado el cuidado de Daniel, Ananías, Misael y Azarías: «Por favor, haz la prueba con tus siervos durante diez días; que nos den de comer legumbres, y de beber, agua; entonces podrás comparar nuestro aspecto con el de los jóvenes que comen de la mesa del rey y podrás tratarnos según el resultado».

Aceptó él la propuesta e hizo la prueba durante diez días. Al cabo de ellos, los jóvenes judíos tenían mejor aspecto y estaban más robustos que todos los que comían de la mesa del rey. Desde entonces Malasar les suprimió la ración de comida y de vino, y les dio sólo legumbres.

A estos cuatro jóvenes les concedió Dios sabiduría e inteligencia en toda clase de ciencia. A Daniel, además, el don de interpretar visiones y sueños.

Al cabo del tiempo establecido, el jefe de los oficiales llevó a todos los jóvenes ante Nabucodonosor y se los presentó. El rey conversó con ellos y entre todos no encontró a nadie como Daniel, Ananías, Misael y Azarías. Quedaron entonces al servicio del rey. Y en todas las cosas de sabiduría, inteligencia y experiencia que el rey les propuso, los encontró diez veces superiores a todos los magos y adivinos de su reino.

EVANGELIO DEL DÍA

Evangelio según Lucas
Lc 21, 1-4

En aquel tiempo, levantando los ojos, Jesús vio a unos ricos que echaban sus donativos en las alcancías del templo. Vio también a una viuda pobre, que echaba allí dos moneditas, y dijo: «Yo les aseguro que esa pobre viuda ha dado más que todos. Porque éstos dan a Dios de lo que les sobra; pero ella, en su pobreza, ha dado todo lo que tenía para vivir».

Domingo de la 34 semana de Tiempo Ordinario

LECTURA DEL DÍA

Primera lectura

Lectura del segundo libro de Samuel
2 Sm 5, 1-3

En aquellos días, todas las tribus de Israel fueron a Hebrón a ver a David, de la tribu de Judá, y le dijeron: «Somos de tu misma sangre. Ya desde antes, aunque Saúl reinaba sobre nosotros, tú eras el que conducía a Israel, pues ya el Señor te había dicho: ‘Tú serás el pastor de Israel, mi pueblo; tú serás su guía’ «.

Así pues, los ancianos de Israel fueron a Hebrón a ver a David, rey de Judá. David hizo con ellos un pacto en presencia del Señor y ellos lo ungieron como rey de todas las tribus de Israel.

 

Segunda lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses
Col 1, 12-20

Hermanos: Demos gracias a Dios Padre,
el cual nos ha hecho capaces de participar
en la herencia de su pueblo santo,
en el reino de la luz.

El nos ha liberado del poder de las tinieblas
y nos ha trasladado al Reino de su Hijo amado,
por cuya sangre recibimos la redención,
esto es, el perdón de los pecados.

Cristo es la imagen de Dios invisible,
el primogénito de toda la creación,
porque en él tienen su fundamento todas las cosas creadas,
del cielo y de la tierra, las visibles y las invisibles,
sin excluir a los tronos y dominaciones,
a los principados y potestades.
Todo fue creado por medio de él y para él.

El existe antes que todas las cosas,
y todas tienen su consistencia en él.
El es también la cabeza del cuerpo, que es la Iglesia.
El es el principio, el primogénito de entre los muertos,
para que sea el primero en todo.

Porque Dios quiso que en Cristo habitara toda plenitud
y por él quiso reconciliar consigo todas las cosas,
del cielo y de la tierra,
y darles la paz por medio de su sangre,
derramada en la cruz.

 

EVANGELIO DEL DÍA

Evangelio según Lucas
Lc 23, 35-43

Cuando Jesús estaba ya crucificado, las autoridades le hacían muecas, diciendo: «A otros ha salvado; que se salve a sí mismo, si él es el Mesías de Dios, el elegido».

También los soldados se burlaban de Jesús, y acercándose a él, le ofrecían vinagre y le decían: «Si tú eres el rey de los judíos, sálvate a ti mismo». Había, en efecto, sobre la cruz, un letrero en griego, latín y hebreo, que decía: «Éste es el rey de los judíos».

Uno de los malhechores crucificados insultaba a Jesús, diciéndole: «Si tú eres el Mesías, sálvate a ti mismo y a nosotros». Pero el otro le reclamaba, indignado: «¿Ni siquiera temes tú a Dios, estando en el mismo suplicio? Nosotros justamente recibimos el pago de lo que hicimos. Pero éste ningún mal ha hecho». Y le decía a Jesús: «Señor, cuando llegues a tu Reino, acuérdate de mí». Jesús le respondió: «Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso».

PALABRAS DEL SANTO PADRE

Mientras el buen ladrón habla del futuro: «cuando vengas con tu reino», la respuesta de Jesús no se hace esperar; habla en presente: dice «hoy estarás conmigo en el Paraíso» (v. 43). En la hora de la cruz, la salvación de Cristo llega a su culmen; y su promesa al buen ladrón revela el cumplimiento de su misión: es decir, salvar a los pecadores. (AUDIENCIA GENERAL 28 de septiembre de 2016)

Donde todos veían pecadores y malhechores, Jesús supo ver apóstoles

¿Cómo se proclama el Evangelio? Partiendo de la mirada positiva que el Nazareno tenía sobre los que se encontraba. Así es como Francisco habló de misión e inculturación en su tercer día en Tailandia.

ANDREA TORNIELLI – Bangkok

«Donde muchos sólo veían a un pecador, a un blasfemo, a un recaudador de impuestos, a un malhechor, incluso a un traidor, Jesús pudo ver apóstoles. Y esta es la belleza que su mirada nos invita a anunciar, una mirada que transforma y que saca lo mejor de los demás». Estas palabras, que se hacen carne en el testimonio vivido de tantos cristianos en todas partes del mundo, son la clave para leer la misión propuesta por Francisco en su tercer y último día en Tailandia.

El Papa la ha ofrecido hablando a sacerdotes, religiosos, seminaristas y catequistas en la parroquia de San Pedro de Wat Roman en Tha Kham, un pueblo a unos pocos kilómetros de Bangkok.

Es una mirada, aquella de Jesús, que «rompe todos los determinismos, fatalismos y esquemas». Porque, como dijo el Papa poco después a los obispos tailandeses reunidos en el santuario del Beato Nicolás Boonkerd Kitbamrung, «la misión, antes que de actividades para llevar a cabo o proyectos que poner en marcha, requiere de una mirada y un «olfato» para educar; requiere de una preocupación paterna y materna, porque la oveja se pierde cuando el pastor la da por perdida, nunca antes».

La consecuencia de esta mirada positiva es la inculturación, típica de la misión cristiana y capaz de valorar todo lo que se puede valorar en las culturas y tradiciones de los diferentes pueblos.

«El Señor -dijo el Papa a los religiosos- no nos ha llamado para enviarnos al mundo para imponer obligaciones a las personas, o cargas más pesadas que las que ya tienen, y que son muchas, sino para compartir una alegría, un horizonte hermoso, nuevo y sorprendente. No debemos, pues, «tener miedo de inculturar cada vez más el Evangelio. Debemos buscar nuevas formas de transmitir la Palabra capaz de sacudir y despertar el deseo de conocer al Señor», dejando «que el Evangelio se despoje de vestidos buenos pero provenientes de fuera, para resonar con la música que para ustedes es propia de esta tierra y hacer vibrar el alma de nuestros hermanos con la misma belleza que ha encendido nuestros corazones».

Sábado de la 33 semana de Tiempo Ordinario

LECTURA DEL DÍA

Lectura del primero libro de los Macabeos
1 Mc 6, 1-13

Cuando recorría las regiones altas de Persia, el rey Antíoco se enteró de que había una ciudad llamada Elimaida, famosa por sus riquezas de oro y plata. En su riquísimo templo se guardaban los yelmos de oro, las corazas y las armas dejadas ahí por Alejandro, hijo de Filipo y rey de Macedonia, que fue el primero que reinó sobre los griegos.

Antíoco se dirigió a Elimaida, con intención de apoderarse de la ciudad y de saquearla. Pero no lo consiguió, porque al conocer sus propósitos, los habitantes le opusieron resistencia y tuvo que salir huyendo y marcharse de ahí con gran tristeza, para volverse a Babilonia.

Todavía se hallaba en Persia, cuando llegó un mensajero que le anunció la derrota de las tropas enviadas a la tierra de Judá. Lisias, que había ido al frente de un poderoso ejército, había sido derrotado por los judíos. Estos se habían fortalecido con las armas, las tropas y el botín capturado al enemigo. Además, habían destruido el altar pagano levantado por él sobre el altar de Jerusalén. Habían vuelto a construir una muralla alta en torno al santuario y a la ciudad de Bet-Sur.

Ante tales noticias, el rey se impresionó y se quedó consternado, a tal grado, que cayó en cama, enfermo de tristeza, por no haberle salido las cosas como él había querido. Permaneció ahí muchos días, cada vez más triste y pensando que se iba a morir. Entonces mandó llamar a todos sus amigos y les dijo: «El sueño ha huido de mis ojos y me siento abrumado de preocupación. Y me pregunto: ‘¿Por qué estoy tan afligido ahora y tan agobiado por la tristeza, si me sentía tan feliz y amado, cuando era poderoso? Pero ahora me doy cuenta del daño que hice en Jerusalén, cuando me llevé los objetos de oro y plata que en ella había, y mandé exterminar sin motivo a los habitantes de Judea. Reconozco que por esta causa me han sobrevenido estas desgracias y que muero en tierra extraña, lleno de tristeza’ «.

EVANGELIO DEL DÍA

Evangelio según Lucas
Lc 20, 27-40

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús algunos saduceos. Como los saduceos niegan la resurrección de los muertos, le preguntaron: «Maestro, Moisés nos dejó escrito que si alguno tiene un hermano casado que muere sin haber tenido hijos, se case con la viuda para dar descendencia a su hermano. Hubo una vez siete hermanos, el mayor de los cuales se casó y murió sin dejar hijos. El segundo, el tercero y los demás, hasta el séptimo, tomaron por esposa a la viuda y todos murieron sin dejar sucesión. Por fin murió también la viuda. Ahora bien, cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será esposa la mujer, pues los siete estuvieron casados con ella?»

Jesús les dijo: «En esta vida, hombres y mujeres se casan, pero en la vida futura, los que sean juzgados dignos de ella y de la resurrección de los muertos, no se casarán ni podrán ya morir, porque serán como los ángeles e hijos de Dios, pues él los habrá resucitado.

Y que los muertos resucitan, el mismo Moisés lo indica en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor, Dios de Abraham, Dios de Isaac, Dios de Jacob. Porque Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, pues para él todos viven».

Entonces, unos escribas le dijeron: «Maestro, has hablado bien». Y a partir de ese momento ya no se atrevieron a preguntarle nada.

Mensaje de la presidencia del CELAM: Caminar juntos por la paz de nuestros pueblos

Con motivo de la II Reunión sobre renovación y reestructuración, la presidencia del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) presentó su mensaje al pueblo de Dios y a las Conferencias Episcopales de América Latina y El Caribe «Caminar juntos por la paz de nuestros pueblos», que cobra un significado especial teniendo en cuenta los numerosos episodios de violencia desencadenados en varios países de América Latina y el Caribe.

Ciudad del Vaticano

A través de un comunicado, la presidencia del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) reunida en Bogotá con la finalidad de «avanzar en su proceso de renovación y reestructuración», expresa su cercanía  y unidad «a todos los países que en estos momentos atraviesan por situaciones de grave inestabilidad social y política».

Tal como se lee en el escrito de los obispos y colaboradores del CELAM, «en los últimos meses y semanas, en países hermanos como Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador, Haití, Nicaragua y Venezuela, vienen aconteciendo grandes movilizaciones ciudadanas, protestando por desigualdades e injusticias que son fruto del pecado que se ha institucionalizado, dando la espalda a los más pobres y marginados».

«Estas movilizaciones en muchas ocasiones han sido duramente reprimidas», añaden subrayando que el Papa Francisco recientemente «nos ha recordado que en ocasiones se ha pretendido justificar los crímenes cometidos por los agentes de las fuerzas de seguridad como formas legítimas del cumplimiento del deber».

Rechazo a toda violencia y fractura social

El CELAM recuerda que estas son «conductas inadmisibles en un Estado de derecho» y, en general, «acompañan los prejuicios racistas y el desprecio por los grupos sociales de marginación», añaden reiterando su solidaridad «con el pueblo y con nuestros hermanos obispos, sacerdotes, diáconos, consagrados y fieles laicos que dan testimonio valiente de su fe».

Buscar con responsabilidad el bien común

«Queremos unirnos a ellos y manifestarles nuestra cercanía y respaldo. Rechazamos toda forma de violencia y fractura social»- continúa afirmando el comunicado en el que invitan también a las autoridades a asumir sus responsabilidades, «garantizando el buen funcionamiento de sus respectivos países y de sus instituciones», alentando asimismo a los ciudadanos «a participar con responsabilidad por el bien común de la nación, y de esta manera derrotar la inseguridad, la corrupción, la impunidad, la violencia, y todas las semillas de muerte».

El mensaje de la presidencia del CELAM concluye pidiendo a la Virgen de Guadalupe «que interceda por América Latina en estos momentos de tensión y nos permita hacer de cada rincón de nuestra región, un lugar donde se pueda amar a Dios, vivir con dignidad y disfrutar del don de la libertad a través del cual la justicia y la paz verdadera sean posibles».