Este es el balance de la actividad del Papa Francisco en el año 2019

El año 2019 ha dejado numerosos hitos para el Pontificado del Papa Francisco: importantes documentos magisteriales, la canonización del Cardenal Newman, la creación de nuevos Cardenales, el Sínodo sobre la Amazonía, el encuentro sobre la protección de menores o varios viajes internacionales.

En este año continuaron los trabajos del Consejo de Cardenales para la reforma de la Curia romana con la elaboración del borrador de la Constitución Apostólica que, con el título provisional de Praedicate evangelium, establecerá la nueva estructura de la Curia.

En ese contexto, se reformó recientemente la figura del Decano del Colegio Cardenalicio y se aceptó la renuncia del Cardenal Sodano, quien ocupaba ese cargo desde el año 2005. Con la nueva reforma establecida por el Santo Padre por medio de un Motu Proprio, el Decano permanecerá en el cargo por un período de cinco años renovable.

También, en el marco de la reforma de las estructuras del Vaticano, se aprobó un nuevo Estatuto del Instituto de Obras de Religión (IOR), conocido como Banco Vaticano, para asegurarse de que las cuentas vaticanas estén acomodadas a los estándares internacionales de transparencia.

Dentro del ámbito económico, es reseñable el nombramiento del sacerdote jesuita P. Juan Antonio Guerrero Alves como Prefecto de la Secretaría de Economía en sustitución del Cardenal Pell, condenado en Australia por abusos a menores, condena que está pendiente del último recurso presentado por el Cardenal.

Otro importante nombramiento es el del Cardenal Luis Antonio Tagle como nuevo Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos.

En febrero de 2019, el Vaticano acogió el encuentro de los presidentes de las Conferencias Episcopales de todo el mundo, y otros responsables de la Iglesia, sobre la protección de menores y la prevención de abusos.

Fruto de ese encuentro fue el Motu proprio Vos estis lux mundo, en el que el Papa Francisco estableció los nuevos procedimientos que se deben seguir en los casos de abusos por parte de miembros del clero y otros responsables de la Iglesia.

En octubre de 2019 se celebró en el Vaticano el Sínodo sobre la Amazonía, en el que se exploraron nuevas vías para el anuncio del Evangelio en esta región, así como el papel de la Iglesia en la defensa del medio ambiente y de los derechos de los pueblos originarios.

Entre los documentos aprobados por el Pontífice, cabe destacar la Carta Apostólica Aperuit illis del 30 de septiembre, mediante la cual el Papa estableció el domingo de la Palabra de Dios que se celebrará el III Domingo del Tiempo Ordinario, un día “dedicado a la celebración, reflexión y divulgación de la Palabra de Dios”.

También la Carta Apostólica Admirabile signum, firmada el 1 de diciembre, en la que se anima a revitalizar la tradición cristiana de instalar el Pesebre en Navidad.

Otro documento trascendente es el Motu proprio por el cual se cambió la denominación del Archivo Secreto del Vaticano por el de Archivo Apostólico del Vaticano. También el Motu proprio Communis vita del 19 de marzo, por el que se modificaron algunas normas del Código de Derecho Canónico. En total, a lo largo de este año 2019, el Papa Francisco firmó 9 Motu proprio.

Fruto del Sínodo sobre los jóvenes celebrado en octubre de 2018, el Papa redactó la Exhortación Apostólica Christus vivit, del 25 de marzo de 2019, un llamado a librar a la Iglesia de todo lo que quiere “avejentarla, esclerotizarla en el pasado, detenerla, volverla inmóvil”, y, al mismo tiempo, liberarla de la tentación de “creer que es joven porque cede a todo lo que el mundo le ofrece, creer que se renueva porque esconde su mensaje y se mimetiza con los demás”.

En esa Exhortación el Papa recuerda que la Iglesia es joven “cuando es ella misma”.

A lo largo de este año 2019 el Papa Francisco realizó importantes viajes internacionales: Del 23 al 28 de enero estuvo en Panamá para presidir la Jornada Mundial de la Juventud. Del 3 al 5 de febrero, viajó a los Emiratos Árabes Unidos. Del 30 al 31 de marzo viajó a Marruecos.

Del 5 al 7 de mayo, el Santo Padre acudió a Bulgaria y Macedonia del Norte. Del 31 de mayo al 2 de junio visitó Rumanía. Del 4 al 10 de septiembre estuvo en Mozambique, Madagascar y Mauricio. Por último, del 19 al 26 de noviembre viajó a Tailandia y a Japón.

Durante su estancia en los Emiratos Árabes Unidos firmó, junto con el Gran Imán de Al Azhar, la principal autoridad religiosa del mundo islámico suní, el documento sobre la fraternidad humana por la paz mundial y la convivencia común.

El 5 de octubre, el Papa celebró el Consistorio Público Ordinario por el que se crearon 13 nuevos Cardenales. El 13 de octubre, el Pontífice presidió la Santa Misa de canonización del Cardenal Henry Newman y otros 4 santos.

Además, el Papa Francisco presidió en este año 2019 41 audiencias generales, 56 Ángelus y Regina Coeli, pronunció 62 homilías en celebraciones públicas (sin contar las Misas celebradas en Casa Santa Marta), publicó 61 mensajes y pronunció 259 discursos oficiales.

Algunos de los temas más tratados por el Papa Francisco en estas intervenciones han sido la defensa de los cristianos perseguidos, la defensa de la familia, la protección del medio ambiente, la acogida de los refugiados y migrantes, la solidaridad con los marginados, la defensa de la vida, la defensa del orden sacerdotal o la necesidad de tener conciencia de las propias raíces.

Lunes 30 de diciembre. Feria de Navidad

LECTURA DEL DÍA

Lectura de la Carta de Juan
1 Jn 2, 12-17

Les escribo a ustedes, hijitos, porque han sido perdonados sus pecados en el nombre de Jesús. Les escribo a ustedes, padres, porque conocen al que existe desde el principio. Les escribo a ustedes, jóvenes, porque han vencido al demonio. Les he escrito a ustedes, hijitos, porque conocen al Padre. Les he escrito a ustedes, padres, porque conocen al que existe desde el principio. Les he escrito a ustedes, jóvenes, porque son fuertes y la palabra de Dios permanece en ustedes y han vencido al demonio.

No amen al mundo ni lo que hay en él. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo: las pasiones desordenadas del hombre, las curiosidades malsanas y la arrogancia del dinero, no vienen del Padre, sino del mundo. El mundo pasa y sus pasiones desordenadas también. Pero el que hace la voluntad de Dios tiene vida eterna.

EVANGELIO DEL DÍA

Evangelio según san Lucas
Lc 2, 36-40

En aquel tiempo, había una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana. De joven, había vivido siete años casada y tenía ya ochenta y cuatro años de edad. No se apartaba del templo ni de día ni de noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. (Cuando José y María entraban en el templo para la presentación del niño,) se acercó Ana, dando gracias a Dios y hablando del niño a todos los que aguardaban la liberación de Israel.

Una vez que José y María cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y fortaleciéndose, se llenaba de sabiduría y la gracia de Dios estaba con él.

El Papa en la Fiesta de la Sagrada Familia: retomar la comunicación en la familia

María, José y Jesús, representan una respuesta “coral a la voluntad del Padre”: ellos se ayudan recíprocamente a realizar el proyecto de Dios, rezando, trabajando y comunicándose. Que ellos, dijo el Papa en su reflexión de hoy, “sean modelo” para nuestras familias, a fin de que padres e hijos “se sostengan mutuamente en la adhesión al Evangelio, fundamento de la santidad de la familia”.

Griselda Mutual – Ciudad del Vaticano

En la fiesta de la Sagrada Familia de Nazaret el Papa Francisco se asomó a la ventana de su estudio en el Palacio Apostólico Vaticano, para rezar junto con los fieles y peregrinos la oración mariana del Ángelus. A María, “Reina de la familia”, encomendó a todas las familias del mundo, especialmente a las probadas por el sufrimiento o el malestar.

En su meditación antes del rezo mariano, fue puesta de manifiesto la obediencia de María, la de José y la del mismo Jesús, que es “la voluntad del Padre”. Ellos, dijo el Pontífice, adhirieron “libre y responsablemente” al proyecto de Dios. La Sagrada Familia de Nazaret “estuvo totalmente disponible a la voluntad de Dios”.

La obediencia en la docilidad de María

Centrándose en cada uno de los miembros de esta familia, el Santo Padre destacó primeramente la “docilidad” de María a la acción del Espíritu Santo, que le pide que se convierta en la Madre del Mesías:

María, como toda joven mujer de su tiempo, estaba a punto de realizar su proyecto de vida, es decir, casarse con José. Pero cuando se da cuenta de que Dios la llama a una misión particular, no duda en proclamarse su «sierva» (cf. Lc 1,38).

El Papa señaló que de María, Jesús exalta su grandeza, y lo hace “no tanto por su papel de madre, sino por su obediencia a Dios”. Aun cuando Ella “no comprende plenamente los acontecimientos que la involucran”, en silencio “medita, reflexiona y adora la iniciativa divina”. Y su presencia al pie de la Cruz “consagra” esta disponibilidad total suya.

La obediencia en la acción de José

De José, Francisco resaltó su obediencia en la acción, puesto que el Evangelio “no nos deja ni una sola palabra”, porque “él no habla, sino que actúa obedeciendo”. José es “el hombre del silencio, el hombre de la obediencia”, dijo. Y recordó que la página del Evangelio del día (cf. Mt 2,13-15.19-23) alude bien tres veces a la obediencia del «justo José», quien “bajo la guía de Dios, representado por el ángel” “aleja a su familia de las amenazas de Herodes y la salva”.  

De este modo la Sagrada Familia se solidariza con todas las familias del mundo que se ven obligadas al exilio; se solidariza con todos aquellos que se ven constreñidos a abandonar su propia tierra a causa de la represión, de la violencia y de la guerra.

Jesús, la voluntad del Padre

Francisco señaló que la obediencia de Jesús “se manifestó en muchos momentos de su vida terrenal”, y puso como ejemplo el episodio en el templo, cuando sus padres, angustiados, lo buscaban. A ellos Jesús respondió: «¿No saben que yo debo ocuparme de los asuntos de mi Padre” (Lc 2,49). También recordó el constante repetir del Maestro: «Mi alimento es hacer la voluntad de Aquel que me ha enviado». Y su oración en el Huerto de los Olivos: «Padre mío, si este cáliz no puede pasar sin que yo lo beba, que se cumpla tu voluntad» (Mt 26,42).

Todos estos eventos – aseguró el Santo Padre – son la realización perfecta de las mismas palabras de Cristo que dice: «Tú no has querido ni sacrificio ni ofrenda […]. Entonces he aquí que vengo […] a hacer, oh Dios, tu voluntad». (Heb 10.5-7; Sal 40.7-9).

Es necesario retomar la comunicación en la familia

Debemos retomar la comunicación en familia: los padres con los hijos, con los abuelos, los hermanos entre sí… Es una tarea que hay que hacer hoy, precisamente en el Día de la Sagrada Familia.

La Sagrada Familia de Nazaret, respuesta “coral” a la voluntad del Padre

La Sagrada Familia de Nazaret representa «una respuesta coral a la voluntad del Padre”: ellos se ayudan recíprocamente a realizar el proyecto de Dios, rezando, trabajando y comunicándose. «Que ellos -concluyó el Papa en su reflexión de hoy, – sean modelo para nuestras familias, a fin de que padres e hijos se sostengan mutuamente en la adhesión al Evangelio, fundamento de la santidad de la familia”.

Encomendamos a María «Reina de la familia» a todas las familias del mundo, especialmente a las que están extenuadas por el sufrimiento o las dificultades, e invocamos sobre ellas la protección divina.

Sagrada Familia: Jesús, María y José

LECTURA DEL DÍA

Primera lectura

Eclesiástico (Sirácide)
3, 3-7. 14-17a

El Señor honra al padre en los hijos
y respalda la autoridad de la madre sobre la prole.
El que honra a su padre queda limpio de pecado;
y acumula tesoros, el que respeta a su madre.

Quien honra a su padre,
encontrará alegría en sus hijos
y su oración será escuchada;
el que enaltece a su padre, tendrá larga vida
y el que obedece al Señor, es consuelo de su madre.

Hijo, cuida de tu padre en la vejez
y en su vida no le causes tristeza;
aunque se debilite su razón, ten paciencia con él
y no lo menosprecies por estar tú en pleno vigor.
El bien hecho al padre no quedará en el olvido
y se tomará a cuenta de tus pecados.

 

Segunda lectura

Lectura de la Carta de San Pablo apóstol a los Colosenses
Col 3, 12-21
Hermanos: Puesto que Dios los ha elegido a ustedes, los ha consagrado a él y les ha dado su amor, sean compasivos, magnánimos, humildes, afables y pacientes. Sopórtense mutuamente y perdónense cuando tengan quejas contra otro, como el Señor los ha perdonado a ustedes. Y sobre todas estas virtudes, tengan amor, que es el vínculo de la perfecta unión.

Que en sus corazones reine la paz de Cristo, esa paz a la que han sido llamados, como miembros de un solo cuerpo. Finalmente, sean agradecidos.

Que la palabra de Cristo habite en ustedes con toda su riqueza. Enséñense y aconséjense unos a otros lo mejor que sepan. Con el corazón lleno de gratitud, alaben a Dios con salmos, himnos y cánticos espirituales; y todo lo que digan y todo lo que hagan, háganlo en el nombre del Señor Jesús, dándole gracias a Dios Padre, por medio de Cristo.

Mujeres, respeten la autoridad de sus maridos, como lo quiere el Señor. Maridos, amen a sus esposas y no sean rudos con ellas. Hijos, obedezcan en todo a sus padres, porque eso es agradable al Señor. Padres, no exijan demasiado a sus hijos, para que no se depriman.

 

EVANGELIO DEL DÍA

Evangelio según san Mateo
Mt 2, 13-15. 19-23

Después de que los Magos partieron de Belén, el ángel del Señor se le apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su madre, y huye a Egipto. Quédate allá hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo».

José se levantó y esa misma noche tomó al niño y a su madre y partió para Egipto, donde permaneció hasta la muerte de Herodes. Así se cumplió lo que dijo el Señor por medio del profeta: De Egipto llamé a mi hijo.

Después de muerto Herodes, el ángel del Señor se le apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su madre y regresa a la tierra de Israel, porque ya murieron los que intentaban quitarle la vida al niño».

Se levantó José, tomó al niño y a su madre y regresó a tierra de Israel. Pero, habiendo oído decir que Arquelao reinaba en Judea en lugar de su padre, Herodes, tuvo miedo de ir allá, y advertido en sueños, se retiró a Galilea y se fue a vivir en una población llamada Nazaret. Así se cumplió lo que habían dicho los profetas: Se le llamará nazareno.

PALABRAS DEL SANTO PADRE

Y hoy el Evangelio nos presenta a la Sagrada Familia por el camino doloroso del destierro, en busca de refugio en Egipto. José, María y Jesús experimentan la condición dramática de los refugiados, marcada por miedo, incertidumbre, incomodidades (cf. Mt 2, 13-15.19-23). Por ello, mientras fijamos la mirada en la Sagrada Familia de Nazaret, pensemos en el drama de los inmigrantes y refugiados que son víctimas del rechazo y de la explotación, que son víctimas de la trata de personas y del trabajo esclavo. Pero pensemos también en los demás «exiliados»: yo les llamaría «exiliados ocultos», esos exiliados que pueden encontrarse en el seno de las familias mismas. Jesús quiso pertenecer a una familia que experimentó estas dificultades, para que nadie se sienta excluido de la cercanía amorosa de Dios. (ÁNGELUS 29 de diciembre de 2013)

Esta noche, la Misa de Nochebuena con el Papa Francisco

A partir de las 21:30 horas, en la Basílica de San Pedro, el Papa Francisco presidirá la Misa de Nochebuena: la primera y más importante cita de estos días festivos con el Papa Francisco, que será transmitida a todos los rincones del mundo

Ciudad del Vaticano

La Santa Misa de la Solemnidad de la Natividad del Señor que celebra el Santo Padre en la Basílica de San Pedro, en los últimos instantes del 24 de diciembre, comienza con el canto del Anuncio de Navidad, el canto de las Calendas, el canto de la recapitulación de la espera universal del día del cumplimiento de la venida del Señor: el Anuncio del nacimiento del Salvador.

Tras la procesión de entrada, el Papa Francisco descubrirá y besará la estatua del Niño Jesús, colocada delante del altar, y ese será el primer “gesto” de la Misa de la Nochebuena que el Papa celebrará a partir de las 21.30 horas, con cobertura televisiva en directo en Mundovisión.

Oraciones en árabe, francés, chino, portugués y swahili

Las oraciones de los fieles se dirán en estos cinco idiomas. Al final de la misa, el Papa llevará la estatua del Niño Jesús en procesión al pesebre de la Basílica Vaticana, acompañado por 12 niños provenientes de diversos países del mundo quienes llevarán consigo sus homenajes florales. Un diácono llevará al Niño Jesús al pesebre y Francisco se detendrá ante la imagen en oración.

Mañana el mensaje de Navidad y la bendición «Urbi et Orbi»

En el día de Navidad, al mediodía y desde la logia central de la Basílica, el Papa Francisco dirigirá el tradicional Mensaje Navideño a los fieles presentes en la Plaza de San Pedro y a quienes lo escuchen a través de la radio y la televisión, e impartirá la bendición apostólica “Urbi et Orbi”, es decir, a la ciudad y al mundo.

Ángelus en Santo Stefano y en la fiesta de la Sagrada Familia

El 26 de diciembre, fiesta de San Esteban Protomártir el Santo Padre recitará al mediodía la oración mariana del Ángelus desde la ventana de su estudio en el Palacio Apostólico.

Volverá a asomarse por la misma ventana el domingo 29 de diciembre, para rezar con los fieles reunidos en la plaza de San Pedro en la fiesta de la Sagrada Familia de Nazaret.

Vísperas y Te Deum de San Silvestre

Por último, el día de la fiesta de Año Nuevo, el 31 de diciembre, el Romano Pontífice presidirá a las cinco de la tarde en la basílica de San Pedro, la celebración de las primeras Vísperas de la Solemnidad de María Santísima Madre de Dios. La liturgia será seguida por el tradicional Te Deum de acción de gracias en la conclusión del año civil, y por la bendición eucarística. Al final de la celebración, el Papa Francisco visitará el pesebre de la Plaza de San Pedro.

La homilía del 2018: «El cuerpecito del Niño de Belén propone un modelo de vida nuevo»

En Belén Dios se hace pequeño para ser nuestro alimento, dijo el Papa en su homilía de 2018: “Él sabe que necesitamos alimentarnos todos los días”, dice Francisco. En ello descubrimos que Dios “no es alguien que toma la vida, sino Aquel que da la vida”:

«Al hombre, acostumbrado desde los orígenes a tomar y comer, Jesús le dice: ‘Tomen y coman: esto es mi cuerpo’ (Mt 26,26). El cuerpecito del Niño de Belén propone un modelo de vida nuevo: no devorar y acaparar, sino compartir y dar. Dios se hace pequeño para ser nuestro alimento. Nutriéndonos de él, Pan de Vida, podemos renacer en el amor y romper la espiral de la avidez y la codicia».

Martes 24 de Diciembre. Feria de Adviento

LECTURA DEL DÍA

Lectura del segundo libro de Samuel
2 S 7, 1-5. 8-12. 14. 16

Tan pronto como el rey David se instaló en su palacio y el Señor le concedió descansar de todos los enemigos que lo rodeaban, el rey dijo al profeta Natán: «¿Te has dado cuenta de que yo vivo en una mansión de cedro, mientras el arca de Dios sigue alojada en una tienda de campaña?» Natán le respondió: «Anda y haz todo lo que te dicte el corazón, porque el Señor está contigo».

Aquella misma noche habló el Señor a Natán y le dijo: «Ve y dile a mi siervo David que el Señor le manda decir esto: ‘¿Piensas que vas a ser tú el que me construya una casa, para que yo habite en ella? Yo te saqué de los apriscos y de andar tras las ovejas, para que fueras el jefe de mi pueblo, Israel. Yo estaré contigo en todo lo que emprendas, acabaré con tus enemigos y te haré tan famoso como los hombres más famosos de la tierra.

Le asignaré un lugar a mi pueblo, Israel; lo plantaré allí para que habite en su propia tierra. Vivirá tranquilo y sus enemigos ya no lo oprimirán más, como lo han venido haciendo desde los tiempos en que establecí jueces para gobernar a mi pueblo, Israel. Y a ti, David, te haré descansar de todos tus enemigos.

Además, yo, el Señor, te hago saber que te daré una dinastía; y cuando tus días se hayan cumplido y descanses para siempre con tus padres, engrandeceré a tu hijo, sangre de tu sangre, y consolidaré su reino. Yo seré para él un padre y él será para mí un hijo. Tu casa y tu reino permanecerán para siempre ante mí, y tu trono será estable eternamente’ «.

EVANGELIO DEL DÍA

Evangelio según san Lucas
Lc 1, 67-79

En aquel tiempo, Zacarías, padre de Juan, lleno del Espíritu Santo, profetizó diciendo:

«Bendito sea el Señor, Dios de Israel,
porque ha visitado y redimido a su pueblo,
y ha hecho surgir en favor nuestro
un poderoso salvador en la casa de David, su siervo.
Así lo había anunciado desde antiguo,
por boca de sus santos profetas:
que nos salvaría de nuestros enemigos
y de las manos de todos los que nos odian,
para mostrar su misericordia a nuestros padres,
acordándose de su santa alianza.

El Señor juró a nuestro padre Abraham
concedernos que, libres ya de nuestros enemigos,
lo sirvamos sin temor, en santidad y justicia
delante de él, todos los días de nuestra vida.

Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo,
porque irás delante del Señor a preparar sus caminos
y a anunciar a su pueblo la salvación,
mediante el perdón de los pecados.

Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,
nos visitará el sol que nace de lo alto
para iluminar a los que viven en tinieblas y en sombras de muerte,
para guiar nuestros pasos por el camino de la paz».

El Papa: “Que María y José nos ayuden a escuchar a Jesús”

“Que la Virgen María y su casto esposo José nos ayuden a ponernos a la escucha de Jesús que viene, y que pide ser acogido en nuestros proyectos y en nuestras elecciones”. Es el deseo del Papa en este último domingo de Adviento, para que esperemos el Nacimiento del Niño Dios dejándonos guiar por Dios en nuestras vidas.

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

En este cuarto y último domingo de Adviento, el Papa, desde el Palacio Apostólico, dedica su alocución previa al rezo mariano para recordar la figura de José, una figura, como dijo, “aparentemente en segundo plano, pero en cuya actitud está encerrada toda la sabiduría cristiana”.  En el tiempo de Adviento la Liturgia propone a Juan Bautista, a María y a José, “de los tres es el más modesto. Uno que no predica, no habla, pero trata de hacer la voluntad de Dios; y la cumple en el estilo del Evangelio y de la Bienaventuranzas: “Dichosos los pobres de corazón, porque el reinado de Dios les pertenece”.

Hablando de José, Francisco dijo que es pobre, porque vive de lo  esencial, “es la pobreza típica de aquellos que son conscientes de depender en todo de Dios y en Él depositan toda su confianza”. José un hombre amable y sabio que incluso en un momento difícil, se entrega plenamente a Dios.

La narración evangélica de hoy presenta una situación humanamente vergonzosa y contrastante, señaló el Papa. José y María están comprometidos; no viven aún juntos, pero ella está esperando un bebé por obra de Dios.

“José frente a esta sorpresa, naturalmente queda turbado, pero en vez de reaccionar en manera impulsiva y punitiva, busca una solución que respete la dignidad y la integridad de su amada María”.

Por consiguiente, como refiere el Evangelio «José, su esposo, que era hombre justo, no queriendo ponerla en evidencia, pensó dejarla en secreto». José, sabía bien que, si hubiera denunciado a su prometida, la habría expuesto a graves consecuencias, incluida la muerte. Pero como dijo el Pontífice, él tiene plena confianza en María, que ha escogido como su esposa.

Ante este momento difícil en el que debe tomar la decisión de alejarse de Ella sin hacer escándalo, es cuando el Ángel interviene para decirle que la solución que está proyectando no es la que quiere Dios. «José, hijo de David, no dudes en recibir en tu casa a María, tu esposa, porque ella ha concebido por obra del Espíritu Santo».

José confía totalmente en Dios. Precisamente esta confianza inquebrantable en Dios le permitió aceptar «una situación humanamente difícil y, en cierto sentido, incomprensible». José entiende, en la fe, afirmó por último Francisco,  que el niño engendrado en el vientre de María no es su hijo, pero es el Hijo de Dios y él, José, será su custodio, asumiendo plenamente su paternidad terrenal.

Saludos del Papa a los presentes en la Plaza de San Pedro

En sus saludos, el Santo Padre mencionó a la Delegación de Ciudadanos Italianos que viven en territorios gravemente contaminados y que, como les dijo,  aspiran tener una mejor calidad del ambiente y una justa tutela de la salud.

Y a todos los que se están preparando para pasar la navidad en familia, Francisco les deseó que  la Santa Navidad sea una ocasión para todos de fraternidad, crecimiento en la fe y de gestos de solidaridad hacia los necesitados.

Lunes 23 de la feria de Adviento

LECTURA DEL DÍA

Lectura del libro de Malaquías
Ml 3, 1-4. 23-24

Esto dice el Señor: «He aquí que yo envío a mi mensajero. Él preparará el camino delante de mí. De improviso entrará en el santuario el Señor, a quien ustedes buscan, el mensajero de la alianza a quien ustedes desean. Miren: Ya va entrando, dice el Señor de los ejércitos.

¿Quién podrá soportar el día de su venida? ¿Quién quedará en pie cuando aparezca? Será como fuego de fundición, como la lejía de los lavanderos. Se sentará como un fundidor que refina la plata; como a la plata y al oro, refinará a los hijos de Leví y así podrán ellos ofrecer, como es debido, las ofrendas al Señor. Entonces agradará al Señor la ofrenda de Judá y de Jerusalén, como en los días pasados, como en los años antiguos.

He aquí que yo les enviaré al profeta Elías,
antes de que llegue el día del Señor,
día grande y terrible.
Él reconciliará a los padres con los hijos
y a los hijos con los padres,
para que no tenga yo que venir a destruir la tierra».

EVANGELIO DEL DÍA

Evangelio según san Mateo
Lc 1, 57-66

Por aquellos días, le llegó a Isabel la hora de dar a luz y tuvo un hijo. Cuando sus vecinos y parientes se enteraron de que el Señor le había manifestado tan grande misericordia, se regocijaron con ella.

A los ocho días fueron a circuncidar al niño y le querían poner Zacarías, como su padre; pero la madre se opuso, diciéndoles: «No. Su nombre será Juan». Ellos le decían: «Pero si ninguno de tus parientes se llama así».

Entonces le preguntaron por señas al padre cómo quería que se llamara el niño. Él pidió una tablilla y escribió: «Juan es su nombre». Todos se quedaron extrañados. En ese momento a Zacarías se le soltó la lengua, recobró el habla y empezó a bendecir a Dios.

Un sentimiento de temor se apoderó de los vecinos, y en toda la región montañosa de Judea se comentaba este suceso. Cuantos se enteraban de ello se preguntaban impresionados: «¿Qué va a ser de este niño?» Esto lo decían, porque realmente la mano de Dios estaba con él.

La solidaridad: base de las relaciones de todos los pueblos

En el Día Internacional de la Solidaridad Humana, la ONU recomienda relanzar este valor universal y colocarlo en la base de las relaciones entre los pueblos, para lograr los objetivos del desarrollo sostenible para el bien de toda la humanidad. La Iglesia debe ser señal de caridad, fomentando la “cultura de la misericordia”.

Ciudad del Vaticano

Solidaridad, una palabra que desafía la conciencia de las personas, pero también la responsabilidad de los Estados, las instituciones gubernamentales y no gubernamentales, los organismos públicos y privados. Este es el espíritu que renace del Día Internacional de la Solidaridad Humana, establecido por la ONU en 2005 y celebrado en todo el mundo el 20 de diciembre. Celebrado cerca Navidad, este día debe atraer a los cristianos y a toda la humanidad a mirar hacia aquellos que más necesitan ayuda material y consuelo espiritual, en cada lugar y condición existencial.

La cultura de la misericordia

Jesús mismo nos mostró el camino a seguir para ser solidarios con los demás con sus palabras y gestos: sanando, perdonando, predicando, siendo cercano al pobre y al pequeño. Como Iglesia estamos llamados a ser como El. “La palabra «solidaridad» está un poco desgastada y a veces se la interpreta mal, pero es mucho más que algunos actos esporádicos de generosidad”, escribió el Papa Francisco en su encíclica Evangelii Gaudium.

La solidaridad “supone crear una nueva mentalidad que piense en términos de comunidad, de prioridad de la vida de todos sobre la apropiación de los bienes por parte de algunos”. Al mismo tiempo el Papa explicó que nuestras convicciones y hábitos de solidaridad “cuando se hacen carne, abren camino a otras transformaciones estructurales y las vuelven posibles”.

Llamados a construir una cultura de la misericordia

En su Carta Apostólica “Misericordia et misera”, el Papa también nos recordó nuestro llamado a “hacer que crezca una cultura de la misericordia, basada en el redescubrimiento del encuentro con los demás”, una cultura que no mira al otro con indiferencia ni aparta su mirada cuando ve el sufrimiento de los hermanos.

A partir de ello, somos llamados a reproducir “las obras de misericordia”, las cuales “tocan todos los aspectos de la vida de una persona”. A través de ellas “podemos llevar a cabo una verdadera revolución cultural”, con simplicidad en nuestros gestos “que saben tocar el cuerpo y el espíritu, es decir la vida de las personas”. “No hay excusas que puedan justificar una falta de compromiso cuando sabemos que él, Jesús, se ha identificado con cada uno de ellos”.

Unidos en la diversidad

Según la ONU, “la solidaridad es uno de los valores fundamentales y universales en que deberían basarse las relaciones entre los pueblos en el siglo XXI”.

Este día es “para celebrar la unidad de nuestra familia humana en la diversidad – recomienda la ONU – para recordar a los gobiernos que respeten los compromisos asumidos con los acuerdos internacionales, para crear conciencia sobre la importancia de la solidaridad, para alentar nuevas iniciativas para erradicar la pobreza”.

Sábado de la 3era semana de Adviento

LECTURA DEL DÍA

Del libro del Cantar de los Cantares
Can 2, 8-14

Aquí viene mi amado saltando por los montes,
retozando por las colinas.
Mi amado es como una gacela, es como un venadito,
que se detiene detrás de nuestra tapia,
espía por las ventanas y mira a través del enrejado.

Mi amado me habla así:
«Levántate, amada mía, hermosa mía, y ven.
Mira que el invierno ya pasó;
han terminado las lluvias y se han ido.

La flores brotan ya sobre la tierra;
ha llegado la estación de los cantos;
el arrullo de las tórtolas se escucha en el campo;
ya apuntan los frutos en la higuera
y las viñas en flor exhalan su fragancia.

Levántate, amada mía, hermosa mía, y ven.
Paloma mía, que anidas en las hendiduras de las rocas,
en las grietas de las peñas escarpadas,
déjame ver tu rostro y hazme oír tu voz,
porque tu voz es dulce y tu rostro encantador».

EVANGELIO DEL DÍA

Evangelio según san Lucas
Lc 1, 39-45

En aquellos días, María se encaminó presurosa a un pueblo de las montañas de Judea y, entrando en la casa de Zacarías, saludó a Isabel. En cuanto ésta oyó el saludo de María, la creatura saltó en su seno.

Entonces Isabel quedó llena del Espíritu Santo y, levantando la voz, exclamó: «¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a verme? Apenas llegó tu saludo a mis oídos, el niño saltó de gozo en mi seno. Dichosa tú, que has creído, porque se cumplirá cuanto te fue anunciado de parte del Señor».